• sábado 4 de febrero del 2023

Absuelto el guarda civil acusado de acosar a su ex- "utilizando" su condición de agente en Sevilla

img

SEVILLA, 9 Jul.

La Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla ha absuelto al agente de la Guardia Civil acusado de acosar y coaccionar, presuntamente, a su ex- pareja sentimental, sirviéndose además de esto para esto de su condición de integrante de tal cuerpo, radical por el que encaraba un cargo agregada de supuesto delito de hallazgo y revelación de misterios, según reportan fuentes del TSJA.

El coche, con fecha de 24 de junio y recogido por Europa Press, considera demostrado que el acusado y la víctima sostuvieron una relación sentimental que "concluyó de forma determinante en el mes de julio de 2016, con diferentes periodos de separación y reconciliaciones desde 2014". La Fiscalía señalaba en su escrito que el acusado, en teoría, "controlaba llamadas y diálogos" de la mujer mediante su móvil y su e-mail, "pidiéndole de forma continua explicaciones sobre a dónde iba y con quién se relacionaba".

Asismismo, en tal escrito, el Ministerio Público exponía que "como el acusado ejercitaba como guarda civil en un aparato de Policía Judicial de Mairena del Aljarafe, aprovechó esa condición para entrar al Sistema Integrado de Gestión Operativa (SIGO) y a la Dirección General de Tráfico y preguntar de esta forma a los hombres que habían tenido algún género de relación" con la mujer. Por todo ello, demandaba para él un total de tres años de prisión, un par de años y medio de prohibición de la tenencia y porte de armas, tres años de prohibición de arrimarse a la víctima o estar comunicado con ella y una multa de 3.600 euros.

El coche cree que "no quedó acreditado que tenga existencia una eficaz situación de dependencia sensible de la denunciante con relación al acusado". Añade que "no hay perseverancia de que ella en algún instante se hubiera visto o sentido obligada a sostener esa relación en contra
de su intención". "Por el opuesto, según sus manifestaciones, los dos empiezan su relación sentimental en idéntica situación, ya que estaban respectivamente en matrimonio, siendo ella la que en el último intérvalo de tiempo escoge por intención propia reanudarla, pero es el acusado es quien pone fin a exactamente la misma al elegir seguir con su mujer y familia".

Por otra sección, el coche refleja que el acusado "no la forzaba a nada en su relación, ni a una cierta forma de vestir, ni de realizar o no realizar ciertas cosas; precisando que su accionar hacía ella era a veces, solicitarle explicaciones sobre cosas que ella hubiese hecho ese día,
en un accionar recibido por ella, que según ha dicho no le molestaba".

El coche señala que "por nuestra descripción que hace la denunciante, no se comprueba que hubiese una perturbación en sus hábitos de vida, a consecuencia de las demandas del acusado. Y la situación de angustia, ansiedad y los miedos de ser observada, que refiere en su demanda ,se han producido con posterioridad a la separación, pero sin que ello haya implicado cambios en su régimen de vida frecuente".

Para los jueces, "si bien a efectos únicamente dialécticos, podríamos
estimar que varios de los hábitos descritos por la denunciante,
relativos a solicitarle explicaciones sobre lo que había hecho cualquier día, como en el momento en que le exhibe una fotografía de una mujer que cree es ella comentando con un hombre y le solicita explicaciones sobre esto, tal situación puede rozar el término de castigo psicológico, pero es un planteo únicamente dialéctico". En este sentido, la conducta desplegada por el acusado, "no reuniría los elementos exigibles para el delito de acoso u hostigamiento, ni tampoco completaría el término básico de unas coartes, que no se concretan en ninguna imposición de hábitos o controles afines".

El coche de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial señala, además de esto, que el acusado "reconoció haber hecho algún género de búsqueda con relación a automóviles que a su método estaban o podían estar implicados en diligencia policiales, no constando de manera fehaciente cuáles fueron estas diligencias. Al respecto, el coche resalta que más allá de que "tampoco consta que estuviese acreditada y justificada su intervención profesional, el accionar irregular podría ser constitutivo de sanción administrativa y disciplinaria pertinente" al funcionario público que la efectúa, "pero no supondría modalidad delictiva sosprechada en el producto 197 del código penal".

En cuanto a la captación de imágenes de grabación del sistema de videovigilancia de un centro comercial del Aljarafe, "en nada perjudica a la denunciante este suceso, ya que como bien señaló instantaneamente del juicio, ella no era la mujer que aparecía en fotografías". De este modo, "como en la situacion previo", el accionar del acusado "podría producir sanción disciplinaria, pero nuevamente estamos fuera de la esfera penal que se examina", refleja el coche de la Audiencia.

Este juicio se encontraba en un inicio señalado para el pasado 18 de septiembre de 2021, una vez que las dos partes negociaran solucionar el tema a través de un convenio de conformidad, con lo que la visión quedó destinada a formalizar el citado acuerdo. No obstante, éste no se causó y el juicio oral sucedió el pasado 30 de marzo del actual año.

Más información

Absuelto el guarda civil acusado de acosar a su ex- "utilizando" su condición de agente en Sevilla