• miércoles 07 de diciembre del 2022

Absuelto el responsable de una finca agrícola de Moguer (Huelva) acusado de acoso sexual a 4 temporeras

img

HUELVA, 27 Jul.

El Juzgado de lo Penal número 1 de la Audiencia Provincial de Huelva ha absuelto al solicitado de una finca agrícola de Moguer que fue juzgado el pasado 25 de febrero acusado de supuestos delitos de acoso y abuso sexual a 4 temporeras del contingente de mano de obra que viene de Marruecos. En preciso, este hombre se encontraba acusado de 4 delitos de acoso sexual y uno de abuso sexual, por los que se encaraba a una solicitud de 4 años de prisión por la Fiscalía.

Según recopila la sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, las mujeres llegaron desde Marruecos a Huelva para trabajar en la campaña agrícola el 27 de abril de 2018, con un periodo de tiempo de prueba de 30 días, y ocuparon las casas de la compañía que las había contratado, pero al no sobrepasar el periodo de tiempo de prueba predeterminado --basado en criterios de eficacia fijado por la mercantil-- estas debían dejar los hospedajes de la finca y regresar a su país, algo a eso que "se negaron" y presentaron demanda en las dependencias de la Guardia Civil de Cartaya el día 25 de mayo de 2018.

Asimismo, apunta que a lo largo de su estancia en la finca, las trabajadoras "contaban con la asistencia de una trabajadora de la compañía, quien hacía las trabajos de traducción y asistencia a las trabajadoras de origen marroquí", tal como que en el periodo de tiempo comprendido entre finales de abril de 2018 y los primeros días de mayo de 2018, el acusado, solo o en compañía de esta intérprete, "accedió al interior de la vivienda que ocupaban las demandantes para darles documentación o informarles de las condiciones laborales".

Según recopila la sentencia, "las afirmaciones de las denunciantes no proponen datos y pormenores suficientes para terminar que los capítulos apartados que cuentan se generaron en la manera descrita por ellas", tal como que "ninguno de los presentes que han prestado declaración en el plenario han corroborado los capítulos contados por las denunciantes" y que "del grupo de afirmaciones testificales no se desprende que el acusado actuó contra esas presuntas víctimas".

De exactamente la misma forma, apunta que "las manifestaciones efectuadas por las denunciantes no tienen un sólido fundamento probatorio", sino "mucho más a la inversa, instantaneamente del juicio oral se patentizaron una secuencia de situaciones que han de ser valoradas en descargo del acusado", toda vez que señala que "todas y cada una de las denunciantes coinciden en la presencia y presencia en la finca de la intérprete o asistente de la compañía para las
comunicaciones".

La sentencia apunta, además de esto, que "llama la atención" que las trabajadoras denunciantes habían sido despedidas de la compañía y que "tras comprender la presencia de esta causa ninguna otra trabajadora de exactamente la misma compañía ni de exactamente la misma finca en los seis últimos años a lo largo de los que el acusado desarrolló sus funcionalidades le denunciara por hechos afines o aprovechare la presencia de esta causa para contar algún accionar afín y esto pese al basto contingente de mujeres que trabajaban en tal finca".

Además, apunta que "se acusa por un delito de resultado y ese resultado no quedó constatado instantaneamente del juicio oral, ya que ninguna prueba se practicó sobre esto" ni que "deje asegurar de manera fehaciente y también indubitada que los supuestos hábitos del acusado pusieron a las supuestas víctimas en una situación objetivamente humillante, hostil o de intimidación grave".

De este modo, después de las pruebas practicadas, el juez cree que "no ha resultado acreditado" que el acusado, "abusando de su situación, hostigó" a las 4 mujeres "con ánimo de coartar su independencia sexual", ni que "de manera reiterada" en el periodo de tiempo comprendido entre finales de abril y primeros de mayo entrara en la vivienda donde estaban alojadas "sin permiso, con la intención de coartar su independencia sexual".

Tampoco considera demostrado que "se aproximara físicamente a ellas sin justificación en el momento en que estaban en sus cargos laborales con la intención de coartar su independencia sexual", ni que "continuara en sus casas en el momento en que estaban en la ducha, realizando movimientos de connotaciones sexuales".

Asimismo, cree que no ha resultado acreditado las situaciones particulares que expusieron las demandantes en lo que se refiere a las ocasiones de presunto acoso o abuso sexual, tanto en el ámbito labora como dentro de la vivienda o habitaciones de exactamente la misma que ocupaban.

Por todo ello, el acusado fué absuelto de los hechos por los que fué enjuiciado y de los delitos de los que fue acusado, "con todos y cada uno de los pronunciamientos convenientes al mismo y declaración de trabajo de las costas procesales ocasionadas", tal como asimismo fué exculpada la compañía como responsable civil subsidiaria.

Más información

Absuelto el responsable de una finca agrícola de Moguer (Huelva) acusado de acoso sexual a 4 temporeras