• jueves 06 de octubre del 2022

Admite un par de años de prisión por abusar de una menor a la que conoció en un pub de Granada

img

GRANADA, 17 Jul.

La Audiencia de Granada ha culpado a un par de años de prisión y a la obligación de someter a programas formativos de educación sexual a un joven de 23 años que abusó sexualmente de una muchacha de 17 años que conoció en un pub en un pueblo de Granada, tras lo que se apartaron del conjunto de amigos y se sentaron en un banco en el que se causó la agresión.

El acusado ha recibido esta pena como creador de un delito de abuso sexual con introducción de integrantes anatómicos con la atenuante de reparación del daño, por el que no va a poder arrimarse a la víctima ni estar comunicado por ella a lo largo de 4 años, aparte de indemnizarle en 1.500 euros, según consta en una sentencia firma, a la que tuvo ingreso a Europa Press.

Los hechos se remontan a la madrugada del 6 de octubre de 2019, en el momento en que el acusado estaba en compañía de unos amigos en un pub y conoció a la víctima, que en ese instante tenía 17 años.

Sobre las tres de la madrugada, tras escapar del bar, el acusado y la víctima se marcharon a ofrecer un recorrido por la calle al lado de otra pareja y se dirigieron los 4 hacia la región alta del concejo.

El acusado y la víctima se besaron a lo largo del camino, y por último se separaron del conjunto y se han quedado en solitario, sentados en un banco. En ese instante, el acusado, "con el propósito de agradar sus deseos sexuales, empezó a tocar a la menor en las piernas, glúteos y región vaginal sobre la ropa, mientras que le preguntaba si deseaba continuar, a eso que ella respondió tajantemente que no, intentando de retirarse a fin de que no la besase y también tratando recobrar su móvil inteligente, que momentos antes le había cogido".

"A pesar del expresado deseo en contra" de la joven, el acusado la posicionó de cara al banco y le hirió sexualmente, consiguiendo ella separarle al ofrecerle una patada; acto seguido, apareció la otra pareja por el fondo de la calle. Fue la madre de la víctima la que denunció los hechos esa mañana en el acuartelamiento de la Guardia Civil.

Durante el trámite, el acusado consignó 1.500 euros a fin de arreglar los perjuicios morales causados a la víctima y con carácter previo al juicio las partes llegaron a un convenio por el que el acusado admitía este relato de hechos y la pertinente pena. El tribunal ha concedido al penado el beneficio de la suspensión de la pena de prisión por un período de un par de años, sosten al cumplimiento de la obligación de no delinquir a lo largo de un par de años, tal como al cumplimiento de las penas de prohibición de aproximación y comunicación con la víctima que le fueron impuestas.

Más información

Admite un par de años de prisión por abusar de una menor a la que conoció en un pub de Granada