• lunes 26 de septiembre del 2022

Aguirre: La Consejería de Salud era un "convidado de piedra" en Magrudis pues la rivalidad era municipal

img

SEVILLA, 30 Jun.

El asesor de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha insistido este jueves en que las competencias para la "inspección y rastreo" de la compañía Magrudis, responsable del brote de listeriosis surgido en 2019 por la carne mechada distribuida por la entidad más allá de estar contaminada con esa bacteria, corresponden al Ayuntamiento hispalense, al que Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla ha proclamado responsable civil en la causa penal incoada contra los dueños de la citada compañía.

En una entrevista en Canal Sur Radio, Jesús Aguirre ha defendido que a lo largo de aquella crisis de 2019, para su departamento "lo prioritario" fue "atender" a los damnificados del brote, saldado con mucho más de 200 personas perjudicadas, la desaparición de 4 de ellos tras consumir los modelos contaminados con la bacteria Listeria monocytogenes y abortos en la situacion de múltiples embarazadas.

Como consecuencia de esto, el Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla ha ordenado proseguir las diligencias por el trámite del trámite abreviado contra el gestor único de Magrudis, Sandro José Marín Rodríguez; su padre y gestor en verdad de la entidad, José Antonio Marín Ponce; su otro hijo, Mario Marín Rodríguez; Encarnación Rodríguez Jiménez como mujer de Sandro José, la inspectora veterinaria municipal María José O.B.; y las sociedades Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario, por un delito contra la salud pública en certamen ideal con 4 delitos de homicidio imprudente, seis delitos de lesiones al feto por imprudencia grave con resultado de aborto y 244 delitos de lesiones por imprudencia grave, al paso que afirma causantes civiles al Ayuntamiento de Sevilla y a la Compañía de Seguros AXA.

A tal efecto, el asesor ha defendido que si bien en esos instantes "pareciera que la culpa la tenía la Consejería" de Salud, su departamento era "un convidado de piedra", por el hecho de que el Ayuntamiento de Sevilla "tenía toda la aptitud y funcionalidades para la inspección" de la citada compañía.

"Desde el primero de los días, sabíamos que la rivalidad de inspección y el rastreo de establecimientos alimenticios era del Ayuntamiento", ha defendido, señalando que de este modo pasa en las capitales de Granada, Málaga y Sevilla.

La compañía, según la investigación, habría empezado a marchar en 2013, sin darse de alta hasta 2015 en el registro autonómico alimenticio, radical que habría efectuado entonces sin autorización municipal, advirtiendo el juzgado "una actuación deficitaria y anormal del servicio público" municipal de inspección.

Así, el asesor ha reiterado que la inspección de la compañía era una "rivalidad municipal": "No pudimos ingresar ni una vez en Magrudis. Yo llamé al Ayuntamiento y no había personal. Estaban de vacaciones en la inspección esa quincena y no tuve acompañamiento del Ayuntamiento", enfatizó el asesor, señalando que el juzgado instructor ha detectado una "viable dejación de funcionalidades" con relación al Consistorio.

Más información

Aguirre: La Consejería de Salud era un "convidado de piedra" en Magrudis pues la rivalidad era municipal