Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Andalucía aprueba cuarto decreto de sequía: 217,8 millones para ganar 81 hectómetros cúbicos adicionales.

Andalucía aprueba cuarto decreto de sequía: 217,8 millones para ganar 81 hectómetros cúbicos adicionales.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado este lunes su cuarto decreto de sequía con una dotación de 217,8 millones de euros para activar de forma inminente nuevas acciones para luchar contra los efectos de la sequía ante la "situación límite" de los embalses de la comunidad, entre las que figuran obras con las que se pretenden poner en circulación 81 hectómetros cúbicos más de consumo para la población y los sectores productivos.

Según ha explicado en rueda de prensa la consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, con este nuevo decreto, que también incluye medidas urgentes, administrativas y fiscales de apoyo al sector agrario, el Gobierno de Juanma Moreno supera los 500 millones de euros de inversión para combatir la sequía.

En materia de inversiones hídricas, el decreto incluye una serie de actuaciones inmediatas y prioritarias que estarán concluidas el próximo verano, destina 40 millones de euros a una nueva vía de colaboración con los municipios más pequeños a través de convenios con las diputaciones provinciales para paliar las fugas en la red y apuesta por las aguas regeneradas para garantizar el suministro a los sectores productivos. Crespo ha destacado que todo ello "permitirá dotar a la comunidad de 81 hectómetros cúbicos de agua nueva" a través de la recuperación de sondeos, la desalación y el incremento de las aguas regeneradas.

En concreto, este cuarto decreto de sequía del Gobierno andaluz incluye el inicio inmediato de obras en las comarcas malagueñas de la Axarquía, Guadalhorce y la Costa del Sol, el Campo de Gibraltar, el Levante de Almería, Guadalete y Barbate en Cádiz y Béznar y Rules en Granada. En el caso de la Axarquía, se mejorará el abastecimiento con la ETAP del Trapiche y las desalobradoras portátiles para los sondeos de Fuengirola, el río Guadalmansa y el canal del Guarranque, así como las conducciones para el aprovechamiento de los recursos subterráneos del Bajo Guadalhorce.

Por su parte, en el Valle del Almanzora de Almería se iniciarán de forma inmediata obras de abastecimiento en alta, así como la mejora de la garantía de abastecimiento a Santa Olalla del Cala (Huelva) y a los núcleos onubenses de Cueva de la Mora y Monteblanco, en el término de Almonaster la Real. En Cádiz se pondrá en marcha ya la toma flotante del embalse de Guadarranque.

Junto a ello, el cuarto decreto de sequía incluye un segundo bloque de actuaciones prioritarias con obras a medio plazo, más allá del verano, así como el auxilio a zonas necesitadas fuera de las cuencas hidrográficas de competencia autonómica, para ayudar a municipios de Sevilla, Jaén y Córdoba. Se trata de la mejora en la ETAP de Lora del Río, la mejora de garantía de abastecimiento en alta de la pedanía de la Ermita Nueva en Alcalá la Real (Jaén) y la adecuación del bombeo en la ETAP de Iznájar y la conexión eléctrica de sondeos en Fuente Alhama en la provincia de Córdoba.

También se apuesta por la llegada de agua en barcos en situaciones extremas, para lo que se establece también como prioritaria la recuperación de las tomas de los puertos de Algeciras y Carboneras, una vez que los trabajos para la de Málaga están ya avanzados.

El incremento de la desalación también será clave, con la ampliación de la desaladora de la Costa del Sol, en Marbella, para alcanzar hasta los 20 hectómetros. La Junta prevé que su entrada en funcionamiento, junto a la finalización de las obras de la Estación de Bombeo de Rojas, paliarán la situación actual de la Costa del Sol.

Por su parte, la Junta estima que la construcción de nuevos terciarios en Jerez de la Frontera, el Bajo Guadalhorce, Antequera, Gualdahorce y Motril permitirán poner en circulación 39 hectómetros cúbicos para los sectores productivos y la industria, siendo preferente el sector agrícola.

Además de estas actuaciones, el cuarto decreto de sequía incluye ayudas al sector primario andaluz a través de líneas directas, exenciones fiscales y nuevas infraestructuras para aportar la conexión a las aguas regeneradas a los regantes y agricultores.

Crespo ha destacado que la gran novedad es la línea específica dotada con 50 millones de euros para recuperar el potencial productivo para los cultivos más afectados por la sequía, mientras que para la ganadería se mantiene la excepción para la alimentación convencional del ganado ecológico por la situación de sequía.

Además el Gobierno andaluz asumirá la puesta en marcha de las conexiones a las aguas regeneradas en las zonas regables de la margen izquierda del Bajo Guadalete-Costa Noroeste, Guadalhorce, Guaro, la cabecera del Guadalhorce en Antequera, Motril-Salobreña y zonas del Levante almeriense (Vera, Mojácar y Cuevas del Almanzora).

La Junta subraya que esta revitalización del uso de aguas regeneradas se suma a las ayudas por cuatro millones de euros para las comunidades de regantes en materia de asesoramiento para contribuir a su constitución y mantenimiento, así como a las exenciones en la cuota del canon de regulación que se mantienen.

La consejera ha destacado que con este cuarto decreto de sequía la Junta está "llegando hasta el límite de nuestras posibilidades", por lo que ha apelado al resto de administraciones públicas, en especial al Gobierno de la Nación, para que "se pongan también las pilas y rápido".

En este sentido, Crespo ha informado de que este mismo martes habrá una nueva reunión con el Ministerio para abordar las necesidades urgentes para hacer frente a la sequía, en la que Andalucía volverá a plantear el trasvase de cinco hectómetros cúbicos para Almería, el apoyo con la desaladadora de Marbella, la negociación con Portugal del trasvase de Alqueva y la posibilidad de recurrir a barcos para garantizar el abastecimiento "si hiciera falta".

"Hay obras importantísimas, 33 de interés del Estado, que hay que poner en marcha con urgencia porque en caso contrario Andalucía tendrá dificultades en el futuro y hay que prepararla porque la sequía ya es estructural en una zona específica afectada por el cambio climático como es Andalucía", ha concluido Crespo.