Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Andalucía denuncia la imposición de mascarillas en hospitales y la falta de planificación en las 'autobajas'.

Andalucía denuncia la imposición de mascarillas en hospitales y la falta de planificación en las 'autobajas'.

El consejero de Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, ha hecho un llamado a la ministra de Sanidad, Mónica García, este martes, exigiendo más "rigor y seriedad" y menos "imposición" e "improvisación" en torno al debate sobre el uso obligatorio de mascarillas en hospitales y centros de salud, así como en relación a las 'autobajas' por enfermedades de carácter leve.

Sanz expresó en una entrevista con Canal Sur TV, citada por Europa Press, que las comunidades autónomas, incluyendo aquellas gobernadas por el Partido Socialista, le dijeron a la ministra ayer, en la reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que las cosas "no se pueden hacer" de la forma en que ella las está haciendo. Además, afirmó que antes de tomar estas decisiones, al igual que durante la pandemia de Covid-19, se debería haber convocado a la Ponencia de Alertas, donde se encuentran los expertos y técnicos, y a la Comisión de Salud Pública para abordar el tema de las mascarillas.

El consejero andaluz señaló que, excepto Cataluña, ninguna comunidad siguió la propuesta de la ministra. Según Sanz, una decisión de este tipo debe basarse en criterios técnicos y no políticos, y no debería depender de las redes sociales de la ministra.

"La forma de trabajar de la ministra es muy poco seria", declaró Sanz, quien también denunció la falta de diálogo y la improvisación.

En cuanto a la propuesta de Mónica García sobre las autobajas, Sanz la calificó como otra "improvisación de titulares" y le pidió ser más prudente. Recordó que una baja debe ser respaldada por un médico y criticó el hecho de que la ministra lance una propuesta y luego diga que debe negociarla con empresarios y sindicatos. Afirmó que esto demuestra una forma poco seria de hacer política y que se necesita más seriedad y rigor y menos soberbia.