Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Andalucía estima un crecimiento modesto del 1,7% en su PIB para 2024 y una disminución de la tasa de desempleo al 17,5%, según economistas.

Andalucía estima un crecimiento modesto del 1,7% en su PIB para 2024 y una disminución de la tasa de desempleo al 17,5%, según economistas.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Andalucía podría experimentar un crecimiento del 2,0% este año gracias al sector servicios, según señalan los Analistas Económicos de Andalucía. Sin embargo, se espera que esta tasa se modere en 2024 hasta el 1,7% debido a factores como la alta inflación, los altos tipos de interés, la debilidad de la actividad internacional y las crecientes tensiones geopolíticas.

En cuanto al empleo, se estima que en 2023 aumentará un 2,4% y la tasa de desempleo podría disminuir un 2,5%, lo que situaría la tasa de paro en el 18,3% de promedio durante ese año. Para 2024, se espera un crecimiento del empleo del 1,5% y una tasa de paro del 17,5%.

Estas previsiones se encuentran en el informe "Previsiones Económicas de Andalucía" publicado por Unicaja Banco y elaborado por los Analistas Económicos de Andalucía. Según este informe, en 2023 se espera un crecimiento económico mundial del 3,0%, y para 2024 se prevé un aumento del 2,7% en un contexto de tipos de interés elevados y niveles de inflación persistentemente altos. Estas previsiones también están acompañadas de importantes riesgos a la baja, como la desaceleración inesperada en China, perturbaciones en los mercados de energía y alimentos, y altos niveles de deuda pública.

En cuanto a la economía española, los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR) indican que en el segundo trimestre de 2023 el PIB creció un 0,5% en comparación con el trimestre anterior, registrando una variación interanual del 2,2%. Este crecimiento se debió principalmente a la demanda interna, especialmente al consumo de los hogares y la inversión en construcción.

Las últimas proyecciones del Banco de España apuntan a un crecimiento del 2,3% del PIB en 2023, lo que sitúa a la economía española como la que más crecerá entre las principales de la Unión Europea. Para 2024, se espera que el crecimiento sea del 1,8%, impulsado por el consumo privado y la inversión en capital fijo.

En relación a Andalucía, según los datos de la Contabilidad Regional Trimestral, en el segundo trimestre de 2023 el PIB de la región creció un 0,3% en comparación con el trimestre anterior, principalmente debido a la caída del gasto en consumo de los hogares. En términos interanuales, el crecimiento se situó en el 2,2%.

En cuanto a la demanda, el crecimiento de la producción se ha sustentado en la demanda interna, con un aumento en la formación bruta de capital y el consumo público. Sin embargo, el saldo exterior contribuyó negativamente al crecimiento debido a una disminución más pronunciada de las exportaciones que de las importaciones.

Desde el punto de vista de la oferta, el crecimiento del PIB se ha basado en la construcción y la industria, mientras que el valor añadido del sector agrario y de servicios ha disminuido. Destaca especialmente el crecimiento del sector servicios, con un aumento del 3,0% y un incremento cercano al 15% en las actividades profesionales.

En cuanto al mercado laboral, se observa un crecimiento significativo en el empleo, aunque se aprecia una cierta desaceleración. El número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social ha aumentado más del 2% en lo que va de año, aunque por debajo de la media nacional debido a la reducción del empleo en el sector agrario, que ha sido fuertemente afectado por la sequía.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre, el número de ocupados en Andalucía alcanzó los 3.380.100, lo que supone un aumento de casi 53.000 personas en comparación con el trimestre anterior. Este crecimiento se concentra en el sector servicios y la construcción. En términos interanuales, el empleo ha crecido un 3,1% (101.600 ocupados más), destacando el aumento en el sector servicios, especialmente en actividades profesionales y servicios de no mercado.

Por su parte, la población activa ha aumentado un 2,3% y el número de desempleados ha disminuido un 1,1%, lo que sitúa la tasa de desempleo en el 18,1% (en comparación con el 11,6% a nivel nacional), lo que representa una disminución de 0,6 puntos porcentuales con respecto al año anterior.