Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Andalucía gasta millones en importar caracoles de Marruecos.

Andalucía gasta millones en importar caracoles de Marruecos.

En un informe reciente, la Consejería de Agricultura ha revelado que Andalucía importó un total de 5.000 toneladas de caracoles desde Marruecos en 2023, con un valor de 3,8 millones de euros. Durante los dos primeros meses de 2024, la región andaluza continuó comprando estos productos al país norteafricano, gastando 248 mil euros, lo que representa un crecimiento del 88% en comparación con el año anterior.

Esta tendencia refleja la importancia del mercado marroquí en Andalucía en este sector, a pesar de que la producción en las granjas españolas alcanzó los 605.500 kilogramos el año pasado, según datos de la Asociación Nacional de Cria y Engorde del Caracol. La cifra de consumo estimado a nivel nacional en 2020 fue de 18.800 toneladas, con un aumento notable en comparación con años anteriores.

En Andalucía, hay actualmente 211 explotaciones registradas dedicadas a la producción de caracoles, con Sevilla a la cabeza con 54 granjas, seguida de Córdoba, Málaga, Granada, Huelva, Almería, Cádiz y Jaén. Sin embargo, la Junta no descarta la posibilidad de que algunas de estas explotaciones hayan cerrado recientemente.

Un estudio del Ministerio de Agricultura publicado en 2020 reveló la complejidad de contabilizar las explotaciones activas en el sector helicícola, ya que solo alrededor de un tercio de las granjas registradas estaban en funcionamiento en Andalucía en ese momento. Por esta razón, el Ministerio recurrió a Ancec para mejorar la representatividad de los datos.

Según José Antonio Marcelo, secretario ejecutivo de la Organización Interprofesional del Caracol de Crianza, la falta de control sobre las explotaciones inactivas y la burocracia excesiva en los trámites de registro dificultan el seguimiento preciso del número de granjas en funcionamiento.

A pesar de la producción local, la distribución del caracol de granja en Andalucía es limitada, con solo hasta un 30% del volumen consumido en la región. La variedad importada desde Marruecos, conocida como blanquillo, ha ganado popularidad en varias provincias andaluzas en comparación con el caracol tradicional de granja.

Según Manuel Felipe López, de Caracoles Sevilla, la calidad del blanquillo marroquí es superior en muchos aspectos, lo que ha llevado a un crecimiento en su demanda. López señala que la población de caracoles en España ha disminuido en las últimas décadas, lo que, sumado a las restricciones sanitarias, ha motivado la importación de este producto.

Además, Marcelo destaca las ventajas del caracol de granja en términos de trazabilidad y calidad, en comparación con el caracol marroquí de origen silvestre. A pesar de las preferencias individuales, el caracol de granja ofrece una mayor masa muscular y más detalles sobre su origen, lo que lo convierte en una opción más atractiva para muchos consumidores.