Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Codapa protesta contra la atención a la diversidad en los centros educativos: "Solo es el comienzo"

Codapa protesta contra la atención a la diversidad en los centros educativos:

SEVILLA, 4 Dic.

La Confederación Andaluza de AMPA por la Educación Pública (Codapa), que agrupa a 2.800 ampas, junto con otros miembros de la comunidad educativa, se han concentrado este lunes en diferentes centros de toda Andalucía para protestar por "la falta de recursos" destinados a los estudiantes con necesidades especiales y de apoyo educativo bajo el lema '¡Quiero ir a clase como tú!'.

Marina Jiménez, presidenta de Codapa, ha expresado a través de un comunicado distribuido a los medios que están "muy satisfechos" con la respuesta a esta convocatoria. "Estamos recibiendo imágenes de todos los centros educativos de Andalucía, incluso de institutos de Secundaria que han comenzado desde las 8:15, donde se están llevando a cabo actividades tanto dentro como fuera de los centros educativos", añadió.

Jiménez también destacó que esto es solo el principio de sus demandas, ya que considera que la atención a la diversidad debe ser para todos los estudiantes. "No podemos elegir entre el derecho a la educación y el derecho a la inclusión, por lo que creemos que esto es solo el primer paso", aseguró.

Hace unos días, Codapa llamó a esta protesta como el "tsunami azul" y presentó tres reivindicaciones claras: la necesidad de un marco normativo que establezca una ratio de profesionales de atención a la diversidad por cada estudiante con necesidades especiales y de apoyo educativo; garantizar los recursos humanos y materiales necesarios en todos los centros educativos según sus necesidades; y la derogación del decreto que externaliza la atención a los estudiantes más vulnerables.

A través de un manifiesto, la Confederación señala que los estudiantes con necesidades especiales y de apoyo educativo llevan años siendo olvidados por el sistema educativo andaluz. La realidad que experimentan junto a sus familias es consecuencia del maltrato institucional al que se ven sometidos a diario. La oferta de plazas es claramente insuficiente, lo que hace que los maestros de atención a la diversidad tengan que compartirse entre varios centros educativos.

Además, las familias se ven obligados a matricular a sus hijos fuera de su zona, ya que no hay plazas disponibles en su área para las aulas de educación especial. El decreto actual es considerado como una vergüenza, ya que relega la atención a la diversidad a una cuestión puramente asistencial, convirtiendo la inclusión educativa y social en un servicio complementario. El personal de integración social se mantiene externalizado y en una situación de total precariedad.

En resumen, esta situación significa una violación sistemática de los derechos que la ley andaluza de educación les reconoce, y que no se hacen efectivos en la realidad debido a la falta de recursos materiales y humanos que garanticen una educación inclusiva en igualdad y diversidad. Esta situación insostenible empeora cada año debido a la incompetencia y negligencia de la Consejería de Desarrollo Educativo y FP.