Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Comienza juicio este lunes a 13 acusados por operar fábrica de tabaco ilegal en Ventas de Zafarraya, Granada.

Comienza juicio este lunes a 13 acusados por operar fábrica de tabaco ilegal en Ventas de Zafarraya, Granada.

GRANADA, 14 Ene.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada ha fijado el inicio del juicio del caso para este lunes, en el que la Fiscalía ha solicitado penas de 14 años de prisión para un ciudadano español y otro ruso, a quienes se acusa de liderar una organización involucrada en la creación, operación y explotación ilegal de una fábrica de tabaco ubicada en Ventas de Zafarraya, perteneciente a la pedanía alhameña de Pilas de Algaida. Además, se están juzgando a otros once procesados que enfrentan peticiones de entre seis y once años de cárcel.

Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, estos diez españoles, junto con el ciudadano ruso, uno ucraniano y otro sudafricano, presuntamente se habrían aliado en 2017 para llevar a cabo actividades ilícitas en las regiones de Axarquía, en Málaga, y Poniente, en Granada, con el objetivo de obtener ganancias económicas ilegales mediante la fábrica de contrabando. Esta fábrica, ubicada en un aparente edificio agrícola junto a la carretera A-402, habría sido utilizada para la producción de tabaco de contrabando.

Los acusados enfrentan cargos por pertenencia a organización criminal, contrabando y violación de los derechos de los trabajadores. Los dos presuntos líderes de la banda también se enfrentan a multas superiores a los cuatro millones de euros. En caso de ser condenados, los demás acusados deberán pagar cantidades que oscilan entre 1,5 y más de tres millones de euros.

Según los informes, la organización criminal habría funcionado con una estructura jerárquica, con tareas bien distribuidas, hasta que el registro judicial del 5 de diciembre de 2017 puso fin a sus operaciones. En la cúspide de la organización se encontraba un tercer individuo que aún no ha sido localizado.

Según el fiscal, tanto el ciudadano ruso como su lugarteniente ucraniano tenían experiencia previa en la producción de tabaco en Europa del Este. La mayoría de los trabajadores extranjeros sin permiso que participaban en la fabricación de los cigarrillos marca J5, nombre comercial utilizado por la organización, provenían de Ucrania. Esta actividad comercial no estaba declarada ni sometida a impuestos.

Los trabajadores habrían laborado desde las 8:00 hasta las 18:00 horas, con solo 20 minutos de pausa para comer un bocadillo, sin percibir salarios mensuales que oscilaban entre los 500 y 700 euros. No se ha registrado ningún pago en ninguno de los casos.

El 5 de diciembre, las autoridades llevaron a cabo registros simultáneos en un almacén en Chauchina, donde se decomisaron diversos equipos, maquinaria, vehículos, embalajes y tabaco en diferentes formas. En total, se incautaron 37 cajas de picadura y 132 cajas con miles de cajetillas de cigarrillos, entre otros materiales.

Según la evaluación del mercado, el valor de la mercancía incautada ascendió a más de 1,1 millones de euros, superando en 75,87 veces el umbral que convierte el delito en una simple infracción administrativa, según especifica la fiscalía en sus conclusiones provisionales.