Crisis climática, sequía y temperaturas anómalas pronostican el 2023 como el peor año agrario del siglo para los agricultores.

Crisis climática, sequía y temperaturas anómalas pronostican el 2023 como el peor año agrario del siglo para los agricultores.

El secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, ha realizado una evaluación del año 2023, destacando las dificultades que ha enfrentado el sector agrario andaluz. Según el sindicato, este año ha estado marcado por el clima anómalo, la persistente sequía, la reducción de las dotaciones de riego y los altos costos que han llevado al cierre de muchas explotaciones.

UPA ha señalado que la agricultura y ganadería familiar han enfrentado una crisis brutal debido al cambio climático y las condiciones adversas que han afectado los cultivos. Sin embargo, también han destacado el trabajo riguroso de la organización en la interlocución con las administraciones y las movilizaciones que han llevado a cabo, consolidando al sector primario como esencial para la recuperación de Andalucía y para garantizar la soberanía alimentaria.

Cano ha afirmado que a los desafíos existentes se han sumado la subida de costos, la crisis energética y el aumento de los tipos de interés, que han afectado económicamente a las explotaciones agrarias andaluzas. La sequía, las temperaturas anormales y los precios elevados para el consumidor también han tenido un impacto negativo en el sector.

Ante este panorama, Cano ha instado a las administraciones a reforzar el apoyo a los agricultores y ganaderos, garantizando precios justos, regulando la cadena de suministro, impulsando una ley de agricultura y ganadería familiar, y protegiendo los productos nacionales frente a las importaciones de terceros países. Según Cano, estas son las medidas necesarias para fortalecer y hacer frente a los contratiempos del sector agrario.

UPA también ha mostrado su satisfacción por los logros obtenidos en el año 2023, como los nuevos conceptos introducidos en la Política Agraria Común (PAC) para un reparto más justo y social de las ayudas. Asimismo, han destacado el acuerdo alcanzado sobre Doñana entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central, que equilibra la actividad agraria y la protección ambiental.

Por otro lado, Cano ha reconocido que se han implementado apoyos directos al sector a través de medidas urgentes adoptadas por el Gobierno central en respuesta a la sequía y al conflicto en Ucrania. También se han asignado fondos para compensar la subida de los fertilizantes y se han establecido rebajas fiscales y subsidios para las explotaciones afectadas por la sequía en Andalucía.

Finalmente, Cano ha destacado la difícil situación de la ganadería andaluza, con precios bajos y altos costos que han llevado al cierre de muchas explotaciones. Esta problemática ha tenido un impacto significativo en el sector durante el año 2023.

Tags

Categoría

Andalucía