Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

CSIF convoca segunda protesta y amenaza con huelga en la Agencia Tributaria de Andalucía

CSIF convoca segunda protesta y amenaza con huelga en la Agencia Tributaria de Andalucía

En una demostración de determinación y unidad, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía ha llevado a cabo una segunda concentración en menos de un mes frente a la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Ceuta y Melilla (AEAT) en busca de mejoras laborales y salariales. El sindicato ha dejado claro que si la negociación colectiva no avanza con los representantes de los trabajadores, se plantearán posibles huelgas en el organismo.

Los empleados públicos de la AEAT, unidos bajo el liderazgo de CSIF y otras cuatro organizaciones sindicales, han exigido enérgicamente que la dirección de la Agencia y el Gobierno central se sienten a dialogar con ellos para abordar sus demandas de mejora en condiciones laborales. Representantes sindicales han estado encerrados en la sede de la Dirección General de la AEAT en Madrid durante dos semanas debido a la falta de compromiso político para abordar estas cuestiones.

El portavoz de CSIF Andalucía, Fran García, ha destacado la importancia de cumplir con los acuerdos ya firmados entre los trabajadores y la Agencia Tributaria, señalando que la dirección lleva años incumpliéndolos. García ha denunciado las disparidades salariales y la falta de diálogo en la negociación colectiva, criticando que los altos cargos reciban compensaciones desproporcionadas mientras el resto de la plantilla ve bloqueadas sus condiciones laborales.

Los empleados de la AEAT han expresado su hartazgo ante la falta de reconocimiento de su labor y el trato desigual en términos de remuneración. Además, han demandado el desarrollo del teletrabajo, la negociación del servicio de atención telefónica y una revisión de la productividad de los profesionales de la Agencia, pidiendo un trato equitativo para todos los empleados.

La movilización de este miércoles también ha puesto de relieve la necesidad de mejoras laborales para el colectivo de Vigilancia Aduanera, incluyendo la catalogación de su trabajo como de riesgo y la provisión de más recursos materiales y humanos para fortalecer sus operaciones como una verdadera policía fiscal.