• lunes 26 de septiembre del 2022

Culpado en Almería a prácticamente 13 años de prisión por abusar y violar a la hija menor de su pareja sentimental

img

ALMERÍA, 21 Sep.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha podido confirmar la condena de 12 años y diez meses de prisión impuesta a un hombre que abusó sexualmente de forma continuada de una pequeña, hija de su pareja sentimental, y a la que acabó violando en el momento en que tenía solo 12 años.

La sentencia, llevada a cabo pública este miércoles, desecha el recurso de apelación de la defensa del procesado, quien sí "reconoció" en salón, frente al tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Almería, los abusos, pero "prosiguió negando" la agresión que el prominente tribunal andaluz cree probada por la "rigidez" de la declaración de la victima, "que da la talla bastante para vencer la presunción de inocencia".

La defensa impugnó solo la condena a once años de prisión por un delito de agresión sexual y consignó antes de la celebración de la visión oral la proporción de 15.000 euros para indemnizar a la menor, con lo que el tribunal de instancia aplicó para imponer y sopesar las penas la atenuante muy cualificada de reparación del daño.

Según se recopila en los hechos probados, el procesado convivía con su pareja sentimental y los hijos de ella, entre ellos la víctima. Cuando tenía 12 años, "utilizando" que su madre "trabajaba" y que estaban "en solitario" en el hogar, comenzó a arrimarse a la habitación de la pequeña "para hacerle tocamientos en los genitales" y otras prácticas sexuales.

Indica que la menor "nada ha dicho a su madre por la vergüenza que sentía", con lo que los abusos prosiguieron hasta el momento en que un día entró en la habitación y la violó "más allá de su resistencia" de ella, quien logró librarse una vez para gritar por la ventana pidiendo asistencia si bien el procesado logro "bajar la persiana". Después de la agresión, salió "cerrando la puerta".

La salón de lo Civil y Penal del TSJA apunta en su fallo que no hay elementos que hagan "dudar" de la probabilidad de la víctima y repudia los "fundamentos espurios" aducidos por la defensa en tanto que en el momento en que se causó la demanda, "tres años después y frente a la insistencia de una familiar", ella por el momento no convivía desde hace un tiempo con el atacante y por el momento no había convivencia.

Alude asimismo a unas diálogos de Whatsapp entre el procesado y la madre de la menor, que en el momento en que se entera le recrimina lo que hizo. "El acusado no niega los hechos, y exhibe un profundo arrepentimiento que, en sí, si bien por supuesto no puede ser calificado como
confesión, sí sirve de corroboración periférica" al testimonio de la pequeña.

La sentencia apunta, además, que visto que haya "reconocido" precedentes capítulos de abuso "hacen mucho más creíble la verdad de la agresión, ya que --recalca-- semejantes abusos detallan una predisposición de la que la agresión no sería mucho más que la culminación".

Por último, fortalece que los hechos se hayan calificado como agresión sexual en tanto que está "claro que así como la víctima relató los hechos, describen un cuadro de actuación contra su intención, empleando la fuerza física, y esto justifica la calificación de agresión".

"Los demás tocamientos por los que fué culpado no se han calificado como agresión, ya que la víctima no refirió ser obligada. Respecto del hecho calificado como agresión, en cambio, la víctima sí describió inequívocamente un forzamiento de su intención", concluye.

Para corroborar la resolución apelada, donde el tribunal apreció la concurrencia de la agravante de prevalimiento, el TSJA destaca que es "visible que entre una pequeña de 12 años y el compañero de vida de su madre, con 29, hay una relación cuasifamiliar, aproximadamente intensa.

"Esto fue aprovechado por el acusado para agradar tan inapropiadamente sus deseos sexuales, sin que quepa imaginar que de otra manera hubiese tenido opciones de llevarlo a cabo, y esa situación, tan observable en el delito de abuso sexual que no discute, concurre del mismo modo en el de agresión, que no es sino más bien una culminación agravada de la deriva previo", concluye.

Más información

Culpado en Almería a prácticamente 13 años de prisión por abusar y violar a la hija menor de su pareja sentimental