• jueves 06 de octubre del 2022

Culpado en Granada a mucho más de tres años de prisión por procurar apuñalar a un guarda civil

img

GRANADA, 18 Jun.

La Audiencia Provincial de Granada ha culpado a tres años y nueve meses de prisión a un hombre por procurar rajar a un agente de la Guardia Civil que le sorprendió dentro de un helicóptero del que antes se había descargado un sinnúmero de bultos, presumiblemente sustancia, en una región de olivos en la comarca de Loja.

El acusado fue detenido el 24 de agosto del año pasado, a causa de que la Guardia Civil recibiese un aviso de que, sobre las 9,30 horas, un helicóptero había aterrizado por la región de olivares que hay entre Montefrío, La Fábrica y Ventorros de San José, en la comarca de Loja, y que de él se estaban sacando bultos para ser transportados por un vehículo de motor.

Dos agentes se presentaron en el sitio y vieron a su llegada de qué manera un vehículo de gama alta, un Porsche Cayenne, cargado de bolsas de color negro se encontraba huyendo de manera apurada. Los guardas civiles no lograron ofrecerle alcance, conque renunciaron de la persecución y se acercaron al helicóptero, el que se encontraba ocupado por 2 personas con el motor en marcha.

Los agentes le brindaron el prominente y los 2 ocupantes de la aeronave optaron por saltar fuera. Uno logró huír monte a través y el otro se dirigió con un cuchillo a entre los guardas civiles y le procuró apuñalar, si bien éste logró sortearlo. En ese instante el acusado cayó al suelo y fue achicado.

El Juzgado de lo Penal 5 de Granada, que fué el responsable de evaluar los hechos, condenó al acusado, que estaba de manera irregular en España, a tres años y nueve meses de prisión como creador de un delito de atentado a agentes de la autoridad, pero el culpado lo recurrió.

No obstante, la Audiencia Provincial de Granada lo ha desechado y confirmó la pena, en la medida en que da total probabilidad al testimonio de los guardas civiles en el juicio.

En la sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, la Audiencia Provincial remarca que en su testimonio los agentes "fueron claros, persistentes y concluyente instantaneamente del juicio oral, reconociendo de manera expresa el acometimiento del acusado contra ellos una vez que se hubiesen reconocido antes".

De hecho, "vestían con chalecos en los que se mostraba que eran integrantes de la Guardia Civil, se identificaron como semejantes y también iban con luces sonoras en sus automóviles". "De este modo, más allá de la pura negativa de hechos formulada por el acusado", los agentes expusieron en el juicio de qué forma éste esgrimió un cuchillo en el momento en que se iba a seguir a su detención, se abalanzó contra uno, que esquivó el ataque, tras lo que cayó al suelo y ha podido ser detenido, muestra el tribunal.

Cuando los agentes fueron a detectar el helicóptero observaron que, con pintura amarilla diferente a la del fuselaje, se habían pintado unos números de matrícula diferentes a los de la matrícula original a fin de eludir la identificación de la aeronave. No obstante, el tribunal no considera acreditado que esto fuera efectuado por el acusado o por encargo de el, con lo que fué absuelto del delito de falsificación del que asimismo había sido acusado.

Más información

Culpado en Granada a mucho más de tres años de prisión por procurar apuñalar a un guarda civil