• domingo 5 de febrero del 2023

Desarrollan en la Universidad de Jaén un procedimiento de análisis que descubre en 15 minutos hormonas en alimentos

img

JAÉN, 15 Dic.

Un aparato de investigación del Campus Científico Tecnológico de Linares (Jaén) de la Universidad de Jaén ha desarrollado un nuevo modelo de análisis químico dirigido a las compañías alimenticias mucho más y que resulta mucho más económico y veloz.

Además, esta metodología, según se informó desde la Fundación Descubre, es "mucho más precisa y precisa" equiparada con otras utilizadas hasta el día de hoy para supervisar la concentración de las hormonas a los escenarios tolerados en carnes y pescados. El sistema da desenlaces en solo quince minutos y con un volumen muy achicado de disolventes.

Los especialistas han ratificado el sistema para trece hormonas distintas en modelos comercializados en España que proceden de ocho países diferentes. En un producto 'A Simple, Efficient, Eco-Friendly Sample Preparation Procedure for the Simultaneous Determination of Hormones in Meat and Fish Products by Gas Chromatography_Mass Spectrometry' anunciado en la gaceta Foods muestran el procedimiento en el que suprimen disolventes como el alcohol metílico, muy contaminante y utilizado muchas veces en este género de análisis.

Entre las primordiales virtudes de la iniciativa es la supresión de las impurezas que acostumbran a contener los extractos de los alimentos a lo largo de su análisis y el incremento importante de la sensibilidad en la determinación de las hormonas. Esto repercute en una mayor confiabilidad de los desenlaces.

El estudioso de la UJA Evaristo Ballesteros, creador del producto y coordinador del trabajo científico, ha apuntado que "las conclusiones del estudio ratifican que se advierten escenarios de restos de hormonas que fluctúan entre 0,4 y 15 nanogramos por cada kilogramo en muestras de carne y pescado, lo que sobrepasa con creces la sensibilidad de otros métodos que ya están",

Además, ha añadido que en el momento en que se aplica el modelo a nivel industrial no piensa una inversión plus para las compañías que desarrollan sus análisis o para laboratorios aplicados al control de calidad de este género de alimentos, en tanto que solo supone la extracción de las hormonas y el procedimiento para su determinación. Al achicar los tiempos asimismo implica un ahorro energético.

El procedimiento se usó con éxito para saber hormonas naturales y sintéticas, introduciendo estrógenos, andrógenos y progestágenos en modelos cárnicos y pesqueros de España, Portugal, Italia, Alemania, Grecia, Noruega, Marruecos y Estados Unidos, ratificando que todas y cada una de las muestras cumplían con los escenarios de concentración máximos sugeridos para estas substancias.

La presencia de hormonas es un requisito que todas y cada una de las compañías de nutrición tienen que corroborar en los modelos que comercializan. Tanto las naturales, las que genera el organismo de cualquier animal, como las sintéticas, aquellas construídas artificialmente, no tienen que manifestarse en los artículos para el consumo humano, en tanto que tienen la posibilidad de producir problemas médicos relacionados con la fertilidad o el desarrollo.

De ahí que, la industria y las autoridades, persiguen métodos fiables que aseguren que los artículos que llegan a los mercados sean seguros. De ahí que la red social científica intente agrandar el estado de la técnica de hoy, con el propósito de achicar costos para las compañías, tener un menor encontronazo en el medio ambiente y acrecentar la precisión de los análisis que se efectúan. Los estudiosos ofrecen este nuevo modelo que optimización en todos esos componentes los métodos recientes.

Los métodos que mucho más muchas veces se emplean para este género de análisis se fundamentan en la utilización de volúmenes superiores de disolventes con un mayor encontronazo negativo sobre el medio ambiente, como el alcohol metílico. Además, los procesos son mucho más pausados y también imprecisos al necesitar la dosificación dominada de líquido de forma manual por un técnico de laboratorio.

El desarrollo propuesto empieza con la mezcla de la exhibe con un volumen muy achicado de un disolvente llamado acetonitrilo-agua para la extracción de las hormonas. Posteriormente, se purifica en un sistema continuo de extracción en etapa sólida.

Este sistema tiene dentro una columna absorbente semiautomática donde las substancias son retenidas, desechando el resto de la exhibe, tal y como si se tratase de un colador de partículas microscópicas. A continuación, se apartan y advierten de una forma eficiente a través de una técnica llamada cromatografía de gases-espectrometría de masas, que cuantifica el contenido de hormonas.

El primordial inconveniente en este género de muestras es el contenido elevado de proteínas, lípidos y ácidos grasos que tienen y que complican la extracción de las hormonas. Con este procedimiento se suprimen las impurezas de forma que solo quedan libres las substancias objeto de análisis para ser procesadas por el cromatógrafo. Así, consiguen desenlaces mucho más precisos y precisos.

Por otra parte, siendo un procedimiento semiautomático, el análisis se efectúa en menor tiempo y sin precisar control continuo por el técnico de laboratorio. De esta forma, se logra mayor efectividad en la precisión de los desenlaces y mucho más eficacia, tanto energética, como económica, técnica y medioambiental.

Los especialistas prosiguen sus estudios para la detección de hormonas en otros ámbitos, como las aguas y en otros géneros de alimentos distintas a los modelos cárnicos y pescados, con la meta de proseguir mejorando el sistema y llevarlo a cabo mucho más servible y versátil.

Los estudios se han financiado mediante los proyectos PY2018-1211 de la Consejería de Universidad, Investigación y también Innovación de la Junta de Andalucía y 'Novedosas aproximaciones experimentales para la resolución de las restricciones recientes de la cromatografía de líquidos/espectrometría de masas (LC-MS) en análisis de contaminantes orgánicos' del Ministerio de Ciencia y también Innovación, fondos Feder y el Programa de Investigación de la Universidad de Jaén.

Más información

Desarrollan en la Universidad de Jaén un procedimiento de análisis que descubre en 15 minutos hormonas en alimentos