• miércoles 05 de octubre del 2022

Ecologistas alertan de la "contrariedad" en la extinción de los incendios de cuarta generación y ven "clave" la prevención

img

SEVILLA, 18 Ago.

Las asociaciones Greenpeace y WWF han advertido de la "contrariedad" de las extinción de los incendios forestales de cuarta generación --esos en los que las llamas llegan hasta los límites de pueblos y casas--, y han señalado que la "clave" es la prevención, con lo que "hay que dejarse de disculpas y poner los elementos precisos para todas y cada una esas acciones precautorias que son indispensables".

Según datos del Plan Infoca, los incendios forestales han asolado un total de diez.842,17 hectáreas en Andalucía hasta la mitad de agosto, un número que superó el doble de la media de la última década (4.734,86 hectáreas) y afectó en un 44,61% a área de matorral y en un 55,39% a área arbolada, resaltando Málaga y Huelva como las provincias con mayor área perjudicada en terrenos forestales.

Así, en afirmaciones a Europa Press, el coordinador de WWF para Doñana, Juanjo Carmona, ha señalado que Andalucía hace "mucho esfuerzo en la extinción de incendios y poquísimo en la prevención", al tiempo que la organizadora de la campaña de incendios de Greenpeace España, Mónica Parrilla, ha destacado que la red social "aún tiene bastante que seguir en temas de proyectos protectores".

"Entendemos desde hace cierto tiempo que estos incendios de cuarta generación, que con menos siniestros quemarían mucho más hectáreas, iban a llegar, pues el cambio climático o las condiciones de nuestros montes no pasan solo por tener medios de extinción, disponemos medios y buenísimos expertos, pero estos incendios se apagan con trabajos anteriores y a través de la prevención", ha manifestado.

De este modo, ha remarcado que la extinción de estos incendios "será considerablemente más bien difícil" y ha insistido en que "todo pasa por la prevención". "Cada cierto tiempo la Junta comunica que ha invertido o que va a invertir en zonas de incendio, pero no lo realiza en prevención, y proseguimos teniendo exactamente los mismos montes y exactamente los mismos inconvenientes por los que vimos un incendio como el de Bonares, Lucena o Almonte", ha añadido.

Asimismo, ha asegurado que este género de fuegos "van a regresar a acontecer por el hecho de que no se hicieron trabajos de prevención, que van alén de discusiones puntuales como las del ganado o sobre de qué manera este debe ingresar". "Si a eso se le suma un año con un agobio hídrico esencial y calores fuera de lo común, es lógico que tengamos este coste que está ocasionando esta clase de inconvenientes", ha añadido.

Par terminar Carmona ha apuntado que "desde hace un tiempo a nivel técnico se conoce qué se puede llevar a cabo" y lo que hay "es que dejarse de disculpas, de apuntar a quien no es culpable, y poner el dinero y los elementos precisos para todas y cada una esas accione de prevención que son indispensables".

Al hilo de la cuestión, Mónica Parrilla hizo hincapié en que la evolución de los incendios "pasa por una situación fundamentada en que contamos un cambio climático con olas de calor y sequía que provoca que las superficies ardan con sencillez".

Asimismo, y en afirmaciones a Europa Press, ha apuntado que Andalucía es "la primera red social perjudicada bajo riesgo de desertificación" y que "es esencial que se invierta en nuestros montes y se lleve a cabo una administración que asegure que los incendios no lleguen a ocasiones tan tráficas como las que vivimos".

De este modo, ha expuesto que "no solo Andalucía sino más bien asimismo España tiene una área forestal muy amplia y extensa, de las mayores de Europa", que paralelamente "es muy inflamable en el momento en que se amontona la biomasa de energía producida por el sol", mientras que ha recordado que "el 95% de los incendios están ocasionados por el hombre --varios de ellos en invierno--, con lo que este aspecto hay que sumar al peligro de incendios ahora que existe".

Además, ha considerado "esencial incidir en la prevención del fuego antes que en nuestra extinción de este". En este sentido, ha subrayado que "hay que tener en consideración el término desertificación, que no está relacionado con los desiertos, sino más bien con terrenos de tierra seca que son muy incendiables".

"La clave es la prevención. La Ley de Montes ordena a las ubicaciones de prominente peligro de incendio forestal a los proyectos de defensa precautorios, con lo que es primordial invertir en estos proyectos y que se implementen", ha sostenido. También ha añadido que hay que garantizar "una cultura de autoprotección en la población" a fin de que "se reduzcan las secuelas de los incendios de muy alta intensidad".

Por último, Parrilla ha concluido con que Andalucía "debe llevar a cabo un enorme esfuerzo en el ámbito de los incendios", en tanto que "entre las primordiales víctimas es un factor tan esencial como el agua". "Aún queda bastante por seguir en temas de proyectos protectores; es esencial que haya capitales que inviertan en montes y terrenos rurales", ha sentenciado.

Más información

Ecologistas alertan de la "contrariedad" en la extinción de los incendios de cuarta generación y ven "clave" la prevención