• lunes 30 de enero del 2023

El abuelo de Marta del Castillo ve "una mano negra" y informa de que "los jueces están matando en vida" a la familia

img

"Voy a morir intentando encontrar a mi nieta. No voy a parar hasta el momento en que Dios me llevé", afirma

SEVILLA, 20 Ene.

José Antonio Casanueva, abuelo de Marta del Castillo, la joven sevillana por cuyo asesinato en 2009 fue culpado Miguel Carcaño a 21 años y tres meses de prisión, ha protagonizado este viernes un acto arropado por decenas y decenas de vecinos del vecindario de Tartessos, exponiendo que a sus 86 años de edad le queda ahora "poco sendero" en la vida y demandando de nuevo a los personajes principales del caso que revelen de una vez la localización del cadáver de la víctima.

Además de esto, a puntito de cumplirse el 14 aniversario del delito, el abuelo de Marta del Castillo ha lamentado los varios reveses sufridos por la familia en el ámbito judicial, el último la denegación de su solicitud de que la investigación de los teléfonos móviles inteligentes abarcase no solo a los plataformas de la víctima y de Miguel Carcaño, sino más bien además de esto a los móviles inteligentes del hermano de este último, Francisco Javier Delgado; de su novia María García Mendaro, del amigo de Carcaño Samuel Benítez o del joven Francisco Javier García.

Del mismo modo, ha lamentado el segundo fichero de las actuaciones incoadas contra Francisco Javier Delgado, hermano de Carcaño, a cuenta de las acusaciones donde este le acusaba de ser el auténtico creador del delito.

A su comprender, con estos reveses, "los jueces están matando en vida" a la familia de la víctima del delito, que 14 años después prosigue demandando la ubicación del cadáver "Voy a morir intentando encontrar a mi nieta. No voy a parar hasta el momento en que Dios me llevé", ha aseverado, manifestando además de esto sus supones de una "mano negra" que actuaría para evitar el total esclarecimiento de los hechos y encubrir en especial a María García Mendaro.

Más información

El abuelo de Marta del Castillo ve "una mano negra" y informa de que "los jueces están matando en vida" a la familia