• miércoles 05 de octubre del 2022

El Gobierno llama a "no aceptar la regresión" de los derechos Lgtbiq y "continuar" el sendero hacia la igualdad

img

SEVILLA, 28 Jun.

El encargado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández, hizo este martes un llamamiento a "proseguir recorriendo el sendero hacia la igualdad y a ondear la bandera arcoíris como un ademán de conquista popular", en tanto que, ha añadido, "no tenemos la posibilidad de aceptar ningún intento de opresión y regresión de los derechos logrados para el colectivo Lgtbiq ", en referencia a la prohibición por la parte del Gobierno de Castilla y León de proyectar en las Cortes los colores que reclaman esta pelea.

A lo largo del acto oficial de lectura de la declaración institucional aprobada por el Consejo de Ministros con ocasión del Día Nacional del Orgullo, Fernández, que estuvo acompañado por la miembro del congreso de los diputados nacional Carla Antonelli, subdelegados y otros representantes del colectivo, ha asegurado que una bandera "no solo ondea al viento, sino bate conciencias, nos recuerda el valor de llegar hasta aquí y la satisfacción de lo logrado".

"El día de hoy, 28 de junio, mucho más que jamás reclamamos que la gente somos distintas y distintas, una diferencia que nos enriquece y nos hacen fuertes como sociedad", ha defendido Fernández, que ha reafirmado "el derecho de toda la ciudadanía a vivir una vida plena sin hallar en su sendero ningún género de discriminación, ningún obstáculo a la igualdad de trato y de ocasiones, al fin y al cabo, ningún impedimento para la autodeterminación personal".

Y en esta tarea, explicó, "está el Gobierno progresista de España, como prueban las ideas legislativas que ha creado o están desarrollandose: La Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación; el derecho de ingreso a la reproducción asistida de las mujeres sin pareja, lesbianas y bisexuales; el segundo plan de acción contra los delitos de odio; la novedosa ley del deporte y el Anteproyecto de Ley para la Igualdad Real y Efectiva de la gente Trans y para la Garantía de los Derechos de la gente Lgtbi aprobado este pasado lunes en Consejo de Ministros, que acuerda tramitarlo por la vía de urgencia".

En opinión de Pedro Fernández, "la obligación del Gobierno es frenar los alegatos de odio, asegurar la dignidad y la independencia de la gente, sin importar un mínimo su identidad u orientación sexual", de forma que todas y cada una la gente "logren ejercer, sin temor y con respeto, todas y cada una de las facultades y derechos que les tocan como ciudadanos y ciudadanas".

No obstante, a lo largo de su intervención ha brindado ciertos datos que prueban que las reivindicaciones del colectivo LGTBI "prosiguen muy presentes", en tanto que "aún el día de hoy bastante gente están con barreras que les previenen realizarse absolutamente, causándoles un inmenso mal y frustración". Así lo revela, dijo, el "alarmante" aumento de los delitos de odio que recopila el último informe del Ministerio del Interior, en el que se advierte de un incremento de un 41% de estos delitos en los últimos 5 años.

Por ello, ha garantizado que el Gobierno de España "no dejará desandar el sendero que ha costado crear, un sendero apoyado en el respeto, en la pelea popular y política de personas vanguardistas que batallaron por la defensa de igualdad, esa igualdad que se edifica pasito a pasito, día a día".

Por su parte, la miembro del congreso de los diputados nacional y activista de los derechos de la gente transexuales Carla Antonelli ha reconocido el "paso de enorme" que se dió con la aprobación en el Consejo de Ministros de la Ley Trans y de Derechos de la gente Lgtbi, pasando de esta forma a la etapa de tramitación en el Congreso.

No obstante, ha apuntado que "la pelea continua" pues "mientras que no seamos libres, ninguna vamos a ser libre". "De forma que este 28J empezamos a caminar una exclusiva era para la autodeterminación de la gente trans, nuestra emancipación. Nos hemos fatigado de tutelas", ha subrayado.

Asimismo, ha llamado a lo ocurrido el 28 de junio de 1969 en el momento en que el colectivo homosexual se levantó en Nueva York contra su opresión. "Rememorar para no olvidar y para no reiterar", ha remarcado.

Además, ha recordado que, en 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ahora mencionó que "no era un trastorno mental" y, por consiguiente, "es imposible soliciar un diagnóstico" sobre esto. "No deseamos mucho más tutelas. No tiene ni pies ni cabeza", ha concluido.

Más información

El Gobierno llama a "no aceptar la regresión" de los derechos Lgtbiq y "continuar" el sendero hacia la igualdad