• miércoles 07 de diciembre del 2022

El incendio que asoló diez.340 hectáreas del ambiente de Doñana prosigue en etapa de instrucción a los cinco años de iniciarse

img

HUELVA, 23 Jun.

El caso del incendio que asoló en 2017 un total de diez.340 hectáreas del ambiente de Doñana sigue en etapa de instrucción cinco años tras este fuego que se inició el 24 de junio en el paraje de Las Peñuelas en Moguer (Huelva) y que afectó a terreros, en su mayor una parte de titularidad pública, ubicados en montes de los ayuntamientos de Almonte, Lucena del Puerto y la ciudad moguereña.

Así, conforme han correcto a Europa Press desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Juzgado de Instrucción número 2 de Moguer está esperando de recibir los reportes periciales completados a los mucho más de 300 damnificados, personas físicas o jurídicas, toda vez que en el momento en que estén preparados estos reportes --algo que no es dependiente de la autoridad judicial-- se va a decidir si concluyen las diligencias de la instrucción, donde consta como investigada la carbonera de la región.

Por su parte, desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible han señalado que hasta hoy se han aprobado seis proyectos de obra --los 2 primeros en 2017 y los próximos desde 2019-- que suman una inversión de prácticamente 8,5 millones de euros. De ellos, tres están en ejecución hoy en dia y otros tres ahora ejecutados.

El fuego empezó a las 21,15 horas del 24 de junio de 2017, uniéndose varios componentes para su propagación con virulencia como la hora, los 42 grados de temperatura que hacía y vientos de sobra de 90 km por hora.

Además, forzó al desalojo de sobra de 2.000 personas, muchas de ellas alojadas en el Hotel Solvasa, en el Parador de Mazagón, en el camping Doñana, y otros vecinos las viviendas de la región famosa como Bonares, inmigrantes de asentamientos de las ubicaciones de Las Madres y Las Posadillas, personal del INTA y el Centro de Cría en Cautividad de El Acebuche, donde murió un lince. La infraestructura mucho más dañada fue el mencionado camping, que quedó asolado y que reabrió sus puertas un año tras este siniestro.

En su instante la Junta cifró la cantidad para todo el desarrollo de restauración en 96 millones, al tiempo que la Fiscalía de Huelva la redondeó hasta los cien sabiendo que hay varias infraestructuras que se vieron dañadas que no son titularidad de esta administración.

El fuego se dio por extinguido el 4 de julio de 2017 merced a la actuación de los 700 efectivos, entre bomberos forestales del Plan Infoca, agentes de medio ambiente, la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIFF) y de la Unidad Militar de Emergencia y, un par de meses después, la citada BIFF apuntó en su informe como causa del mencionado incendio a una "desidia por abandono" de una carbonería de la región, tal como que un día siguiente del comienzo del fuego desde la compañía se envió maquinaria de construcción para efectuar "movimientos de tierra".

Con en relación a las actuaciones de la Junta, primeramente se declararon de urgencia actuaciones forestales con la meta "primordial" de "asegurar" la seguridad de la gente en sitios como accesos a playas, carriles bicicletas, caminos, cámpines, etcétera., con una inversión de prácticamente 313.000 euros. Entre las actuaciones, retirada de árboles con peligro de caída, la retirada de pasarela en Cuesta Maneli; la retirada y reposición de biondas en vías de empleo forestal y la corta de árboles quemados en el Camping Doñana.

En segundo sitio, se acometió un emprendimiento de medidas urgentes para amortiguar los efectos ambientales del incendio en el espacio natural de Doñana, con una inversión de prácticamente 342.000 euros. Actuaciones desarrolladas para frenar la erosión eólica en el Médano del Asperillo --en una área de actuación de 142,diez hectáreas-- y resguardar los árboles atacables a la herbivoría.

El tercer emprendimiento fue la reposición de la pasarela en el camino de Cuesta Maneli con una inversión de 416.000 euros con un equipamiento es alcanzable para personas con movilidad achicada desde el estacionamiento hasta el mirador sobre el barranco.

En cuarto rincón, se efectúa la ejecución de un emprendimiento de actuaciones urgentes de remediación en el área perjudicada por el incendio forestal con una inversión de prácticamente 2,5 millones de euros y hoy en día en su ejecución está "muy avanzada".

Así, se efectúan actuaciones para "impedir y reducir" los peligros derivados de los procesos de erosión eólica sobre el sistema de dunas; beneficiar la regeneración de las comunidades vegetales; impedir la proliferación de plagas en las masas forestales; y por otra, consolidar los trabajos de restauración ejecutados de antemano en el tramo final del arroyo del Loro. Estas actuaciones se desarrollan en un perímetro de actuación de prácticamente 3.300 hectáreas y en las trabajos de restauración se prevé usar mucho más de 444.000 plantas.

En quinto sitio, está en ejecución el emprendimiento llamado de restauración de los montes públicos damnificados por el incendio, en concreto del ámbito occidental del Parque Natural de Doñana, Coto Mazagón y Ordenados de Moguer (Etapa I), con una inversión de 1,9 millones de euros y que contempla una "extensa variedad de actuaciones en mucho más de 2.200 hectáreas" como control de exóticas invasoras, supresión de eucaliptar, corta de pinar, régimen de la vegetación perjudicada, contribuye a la regeneración natural, por ejemplo.

Para ello, está sosprechado usar cerca de 645.000 plantas, resaltando sabina, alcornoque, enebro, acebuche, madroño y coscoja, conforme han correcto desde la Consejería.

El sexto es la segunda etapa del emprendimiento de restauración urgente de los montes públicos damnificados por el incendio forestal de las Peñuelas de 2017: Sector occidental del Parque Natural de Doñana, Coto de Mazagón, Coto Bayo, La Matilla, Bodegones Cabezudos, Coto Flores, con una inversión de 2,9 millones de euros.

Las actuaciones a realizar en este emprendimiento están enlazadas a la restauración del incendio y se efectúan sobre una área total de unas 1.760 hectáreas. Al respecto, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha señalado que "Andalucía es ejemplo en restauración ambiental de una región perjudicada por el fuego", toda vez que ha destacado que con los proyectos en ejecución "se marchan a cultivar un par de millones de plantas de 25 especies distintas, muchas de ellas desde la colaboración con entidades, asociaciones, voluntarios y compañías".

Además, hay que sumar las actuaciones que contemplan convenios de colaboración de el Gobierno de Andalucía con entidades como la Fundación Plant For The Planet, Endesa y WWF, tal como acciones de voluntariado entusiasmado en formar parte en la optimización la región perjudicada por el incendio de Las Peñuelas.

Respecto a las ayudas que demandan damnificados por el incendio, la administración andaluza ha apuntado el previo gobierno de la Junta "no solicitó al Estado la declaración de región perjudicada por urgencia de protección civil", lo que cree que "hubiese abierto las puertas a estos a acogerse a las convocatorias de ayudas el Estado".

En este sentido, Crespo ha subrayado que "estos proyectos, que suman una inversión de 8,5 millones de euros, prueban el deber del Gobierno de Andalucía con la restauración del Espacio Natural de Doñana, una joya del patrimonio natural de Andalucía cuya conservación en una prioridad".

Ahora que se cumplen cinco años del incendio de Las Peñuelas, la consejera hizo un llamamiento "a la prudencia" y a la "máxima compromiso de todos" a fin de que "no se vuelva a generar un incendio afín", ha señalado, antes de poner énfasis la colaboración entre instituciones y cuerpos de seguridad y urgencias como un "elemento clave para realizar en frente de incendios como el ocurrido en Doñana en 2017".

Más información

El incendio que asoló diez.340 hectáreas del ambiente de Doñana prosigue en etapa de instrucción a los cinco años de iniciarse