El obispo de Córdoba alerta sobre la desgastante influencia de las leyes y la Iglesia en la familia.

El obispo de Córdoba alerta sobre la desgastante influencia de las leyes y la Iglesia en la familia.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha puesto de manifiesto la erosión que sufre la familia en la sociedad actual debido a las leyes, costumbres y actitudes de personas cristianas que no viven su matrimonio correctamente. Además, ha señalado que incluso la Iglesia a veces contribuye a esta erosión con interpretaciones erróneas de la enseñanza de Cristo y posturas limitadas sobre el amor humano.

En su carta semanal, el obispo ha recordado la celebración de la fiesta de la Santa Familia de Nazaret y ha destacado que esta no es ni tradicional ni progresista, sino la familia de Jesús que inspira a las familias cristianas. El obispo ha preferido llamarla familia cristiana, ya que se basa en los principios que Cristo estableció y que son permanentes y divinos. Esta familia cristiana está formada por un hombre y una mujer, atraídos por el amor desde el eros hasta el ágape, y abiertos a la vida que nace de ambos.

El obispo ha defendido que otras formas de familia que pretenden ser consideradas como tal no responden al plan de Dios ni son capaces de transmitir vida ni complementar los diferentes sexos. Por el contrario, la Santa Familia de Nazaret se presenta como un referente fundamental de la familia cristiana, ya que el Hijo de Dios nació y creció en una familia con padre y madre, complementando y satisfaciendo las necesidades psicológicas y afectivas de ambos sexos.

Demetrio Fernández ha reconocido la existencia del pecado y su impacto en las relaciones familiares, como el adulterio, la infidelidad y el egoísmo. Sin embargo, ha destacado que Jesucristo vino para sanar estas heridas y llevar a cabo los anhelos del corazón humano. El obispo ha afirmado que ni el hombre ni la mujer pueden llenar la necesidad de amor del otro, y la clave para resolver esta situación está en Jesucristo, quien nos enseña a amar como él ama.

El obispo ha subrayado que el matrimonio no funciona plenamente hasta que ambos cónyuges encuentran a Jesucristo en profundidad. En este sentido, la fiesta de la Santa Familia de Nazaret representa una propuesta de esperanza, ya que es posible vivir la fidelidad, la apertura a la vida y la armonía en el matrimonio. El obispo ha concluido que la familia cristiana es la solución a las preocupaciones actuales, y todos estamos llamados a apoyarla y a suplir las carencias que encontramos en nuestro entorno.

Tags

Categoría

Andalucía