Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

El PSOE-A exige a la Junta un código ético para altos cargos

El PSOE-A exige a la Junta un código ético para altos cargos

En Sevilla, el Grupo Socialista ha presentado una proposición no de ley en el Parlamento andaluz con el objetivo de establecer un código ético y de buen gobierno que guíe el comportamiento de los altos cargos en el ejercicio de sus responsabilidades públicas, más allá de las normas legales o reglamentarias.

Entre las medidas propuestas se incluye la creación de protocolos de detección y prevención de conflictos de intereses, así como un mecanismo independiente de evaluación de políticas públicas para optimizar el uso de los recursos y corregir políticas fallidas.

Además, se insta a evitar los procedimientos legislativos de urgencia y se propone hacer obligatorias las recomendaciones de los Informes de Fiscalización de la Cámara de Cuentas de Andalucía.

El PSOE-A también quiere que se hagan públicos los microdatos de encuestas realizadas por el Centro de Estudios Andaluces y se establece como regla general que ningún alto cargo pueda aceptar premios de entidades receptoras de ayudas de la Junta.

Otra propuesta es regular las comitivas de acompañamiento en los traslados del presidente de la Junta y consejeros, basándose en criterios de necesidad y proporcionalidad.

Según el PSOE-A, la calidad de una democracia depende de la regulación de altos cargos para garantizar transparencia y evitar conflictos de interés. Consideran que la regeneración democrática es especialmente necesaria en Andalucía tras cinco años de gobierno del Partido Popular, denunciando actuaciones que parecen alejarse de los valores éticos y de servicio público.

El Grupo Socialista argumenta que la mayoría absoluta obtenida por el PP-A en las elecciones ha generado una sensación de impunidad, por lo que es fundamental establecer un marco que aclare conceptos como incompatibilidades, conflictos de intereses y transparencia para garantizar un correcto desempeño de los altos cargos.

En resumen, la iniciativa del PSOE-A busca fijar certezas tanto para la ciudadanía como para los altos cargos de la Junta de Andalucía, asegurando que sus acciones estén en línea con los valores éticos y de servicio público que deben regir su actuación.