• sábado 4 de febrero del 2023

El SAS atiende 65 casos de pinchazos para la sumisión química, 4 de ellos en hombres

img

SEVILLA, 11 Ago.

   El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha atendido hasta este jueves 11 de agosto 65 probables casos de pinchazos para la sumisión química en Andalucía, 61 de ellos en mujeres y 4 en hombres, en concreto uno en la provincia de Cádiz, otro en Granada y otro 2 en Huelva y Sevilla, respectivamente.

   Así lo han afirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Salud y Consumo, que han precisado que en Cádiz es donde mucho más casos se han atendido con un total de 30, seguida de Huelva con diez; Sevilla, con ocho; Málaga, con siete; Córdoba y Granada, con 4 cada una, respectivamente; y Almería, con 2.

   En todos y cada uno de los casos, se ha habilitado el trámite sosprechado, que pasa por la obtenida de muestras en los centros sanitarios para trasladarlos a Toxicología y Medicina Legal, que son los responsables de investigar y estudiarlos.

   Según especificó este pasado miércoles el representante del Gobierno andaluz para este tema, José Antonio Lorente, en lo que se refiere al trámite, el plantel médico es el encargado de poner un primer régimen al tolerante, así sea por que presente una lesión o mal particular, o cuadro de ansiedad.

   De haber lesión coincidente con un pinchazo, los sanitarios comunican el consiguiente parte al juzgado, y la presunta víctima puede interponer en su caso demanda por la supuesta comisión de un delito de lesiones.

   Sobre este tema, la consejera de Salud y Consumo, Catalina García, apuntó asimismo este miércoles que Andalucía ahora tiene "terminado" su protocolo grupo, y precisó que les "falta la una parte de coordinación" con la Federación de hombres de negocios de ocio nocturno para "ponerlo completamente en marcha".

   Así lo señaló la consejera en una entrevista en Canal Sur Radio, obtenida por Europa Press, donde se mostró "preocupadísima" por este tema, y también señaló que la gente que lo hagan "deben comprender, primero, que es un delito pues es una agresión y, segundo, un problema médico pública por el hecho de que tienen la posibilidad de estar transmitiendo una patología de un individuo a otra con esos pinchazos que están haciendo".

   En la elaboración de este nuevo protocolo participaron las consejerías de Justicia, Administración Local y Función Pública; Inclusión Social, Juventud, Familias y también Igualdad; Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa; y Salud y Consumo.

Más información

El SAS atiende 65 casos de pinchazos para la sumisión química, 4 de ellos en hombres