• lunes 30 de enero del 2023

El Supremo asegura tres años y medio de prisión por violar a la abuela de su pareja en medio de una calle de Bellavista

img

SEVILLA, 6 Dic.

El Tribunal Supremo (TS) ha resuelto no aceptar un recurso de casación interpuesto por un varón, contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que le condena a tres años y medio de prisión, por un delito de agresión sexual cometido sobre la abuela de su pareja en medio de una calle del vecindario hispalense de Bellavista.

En una sentencia emitida el pasado diez de noviembre y obtenida por Europa Press, el Tribunal Supremo aborda este recurso de casación, elaborado por un varón contra su condena por un delito de agresión sexual con la agravante de vínculo.

En preciso, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla declaró demostrado que la tarde del 17 de septiembre de 2017, el encartado se encontraba en un bar de la barriada de Fuerte del Rey, correspondiente a Dos Hermanas, adjuntado con su pareja, el hijo de los dos individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta, la abuela de su pareja y un hijo de esta última mujer, tratándose de un lugar "cercano a la barriada de Bellavista, donde todos radicaban en casas bastante próximas entre sí".

Tras estar tomando consumiciones en tal bar, según el relato de hechos probados, el hijo del acusado se quedó dormido, con lo que la madre del mismo y pareja del encartado "decidió llevarlo en vehículo a su hogar", tras lo que sobre las 22,30 horas el acusado, la abuela de su pareja y el hijo de esta última mujer "eligieron dejar el bar para regresar a sus domicilios andando, en tanto que la distancia no era excesiva".

Cuando estas tres personas paseaban ahora por la avenida de Bellavista, logró acto de presencia la pareja del inculpado, "que había regresado con el vehículo con la intención de recogerles, más allá de que solo subió al vehículo" el hijo de la abuela de esta mujer, "decidiendo los otros 2 proseguir la vuelta andando".

Cuando en el sendero de regreso el encartado y la abuela de su pareja "pasaban por la calle Fuentes de Campos de Bellavista, próxima a sus propios domicilios, con una clara intención libidinosa, el acusado cogió una mano de la mujer y la puso sobre sus genitales mientras que le afirmaba ¿ves de qué forma me pones?", figura en el relato de hechos probados.

Según la sentencia inicial condenatoria, el inculpado "llevó por fuerza" a la abuela de su pareja "a un ubicación apartado entre los bloques de viviendas próximas y sujetándola poderosamente, la besó en el cuello, tratando besarla asimismo en la boca, le tocó los senos y, poniendo un brazo sobre su boca, le subió el faldón del vestido que llevaba, bajándole las bragas sin llegar a quitárselas, realizando objeto, para agradar sus deseos libidinosos, de tocamientos a la mujer, que, denegada y atemorizada con lo que le sucedía, se había orinado desde el principio prácticamente de la acción".

"Al final, el acusado aflojó la fuerza que ejercitaba, lo que logró caer a la mujer al suelo por nuestro impulso de sus movimientos para librarse", señala el relato de hechos probados, añadiendo que la víctima "no deseó denunciar ni contar a absolutamente nadie" los hechos "por vergüenza y para eludir inconvenientes en la relación entre el acusado" y su nieta, "a la que deseaba bastante".

Empero, la mujer denunció los hechos "al tener novedades por su hija de que el acusado había tenido un hecho con la joven novia de un hermano de el".

Merced a este relato de hechos probados, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla impuso al encartado 4 años de prisión por un delito de agresión sexual con la agravante de vínculo, seis años de prohibición de arrimarse a la víctima o estar comunicado con ella y una indemnización de 4.000 euros a favor de la mujer.

Tras recurrir esta sentencia inicial de la Audiencia tanto el inculpado como la acusación especial ejercida por la víctima, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía estimó medianamente los elementos de apelación de todas las partes, reduciendo a tres años y medio la pena de prisión del procesado pero subiendo a diez.000 euros la indemnización impuesta al mismo a favor de la mujer.

No obstante, el inculpado interpuso un recurso de casación frente al Supremo contra esa resolución del TSJA, aduciendo "que la declaración de la denunciante obedece a móviles inteligentes espurios", ya que el acusado "había recibido amenazas de la hija y nieta de exactamente la misma (habiendo sido esta última pareja del acusado), tal como que el Tribunal no dio probabilidad a la declaración de la denunciante en lo que se refiere al hecho de la penetración vaginal" y "que la denunciante tardó en enseñar demanda".

"La sentencia del TSJA, asumiendo la opinión de la Audiencia, cree que el testimonio de la víctima es congruente y persistente; asimismo se señala que a ello no es óbice que la Audiencia rechace estimar probada la penetración por vía vaginal, ya que esta resolución no se basa en la creencia de una intención de faltar a la realidad por la parte de la denunciante, sino más bien por el hecho de que se estima que las corroboraciones ajenas no recubran con relación a tal radical la fuerza que dan en relación a la agresión en sí. Asimismo, no se aprecian probables móviles inteligentes espurios de la víctima, ya que más allá de que su nieta y el acusado habían tenido unos meses antes una separación temporal, al mismo tiempo de los hechos habían reanudado su relación de pareja", sintetiza el Supremo.

A tal efecto, el Supremo afirma que el tribunal ha contado con "prueba de cargo bastante" para la condena, aparte de que en casación, "el recurrente se restringe a reiterar el contenido de la impugnación creada en la apelación", con lo que "la cuestión no tiene importancia casacional, en la medida en que no manifiesta ni expone razonamientos diferentes de los esgrimidos de antemano".

Por todo ello, el Supremo soluciona que no ha sitio a la admisión del recurso de casación del culpado contra la sentencia del TSJA que le impone tres años y medio de prisión.

Más información

El Supremo asegura tres años y medio de prisión por violar a la abuela de su pareja en medio de una calle de Bellavista