• jueves 06 de octubre del 2022

El Tribunal Supremo desecha defectos formales o arbitrariedad del Gobierno en el indulto a Juana Rivas

img

GRANADA, 22 Jul.

El Tribunal Supremo ha descartado que existiesen defectos formales en la tramitación del indulto a Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) sentenciada a un par de años y medio de prisión por la sustracción de sus hijos menores" y repudia del mismo modo que el Gobierno concediera esta medida de felicidad de forma "arbitraria" como sostenía la expareja de Rivas, fundamentos por los que el prominente tribunal repudia su recurso y desecha declarar la nulidad del indulto.

Así lo desgranada la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo en una sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, una vez que el pasado 12 de julio ahora trascendiese el sentido de la votación y fallo que los jueces hicieron con relación al recurso de la expareja de Juana Rivas contra la concesión del indulto, el que fue desechado unánimemente.

El padre de los hijos de Juana Rivas, el italiano Francesco Arcuri, pedía que se revocara el Real Decreto de 16 de noviembre de 2021 por el que el Gobierno concedió a Rivas el indulto parcial, o que se declarase nulo; o, en cualquier caso, que el Supremo anulara lo expuesto respecto de la pena de inhabilitación particular para el ejercicio de la patria potestad sobre los hijos que tienen en común, que se conmutaba por la pena de 180 días de trabajos en beneficio de la red social.

Como cuestión preliminar, la Sala ten en cuenta que "la concesión de indultos no forma un habitual acto administrativo que se adopta por el Gobierno bajo una específica potestad administrativa, con lo que se excluye el control de legalidad al amparo de la desviación de poder".

En relación a las presuntas irregularidades que se denuncian sobre el expediente --aduciendo que no se había pedido por servirnos de un ejemplo el informe del directivo del centro carcelario-- el Supremo lo considera "improcedente" a juzgar por la situación de semilibertad donde estaba ahora Juana Rivas.

En todo caso, añade que "las irregularidades formales de que logren adolecer los reportes no tienen la posibilidad de comportar la nulidad de la concesión del indulto, ya que la intención de los reportes es la de hacer más simple al Consejo de Ministros de los elementos para efectuar su pronunciamiento".

Respecto a que no constase el informe sobre el arrepentimiento de Juana Rivas, el Supremo da por cumplimentado el trámite remarcando que de lo que se habla "es de acreditar, no tanto el acto de adentro de arrepentimiento, sino más bien de su enmienda en el sentido de subsanar los daños; o sea, que existan manifestaciones, pruebas, sobre el rechazo a la vulneración de los recursos jurídicos que se han vulnerado con la comisión del delito, en un caso así, el acatamiento al régimen de visitas con los menores y el cumplimiento de la compromiso que como reparación se impuso por la condena penal".

Respecto a que el Gobierno conmutara a Juana Rivas la pena de inhabilitación particular para el ejercicio de la patria potestad sobre sus hijos por la pena de 180 días de trabajos en beneficio de la red social, el Supremo desecha que actuase con "arbitrariedad".

"Resulta indudable que si la privación de la patria potestad se impone con arreglo al régimen del CP para las penas, por norma general, dicho régimen hay que ver no solo para eso, su imposición, sino más bien asimismo para su extinción. Es decir, la pena de inhabilitación para la patria potestad se extingue como las sobrantes penas contempladas en el CP; sin que logre pretenderse, como se mantiene en la demanda, que en la app de esa extinción ha de ser de app el invocado producto 170 del Código Civil", concluye el Supremo, para quien en un caso así las causas de justicia, igualdad o herramienta pública "sí constan en el expediente" del indulto.

Más información

El Tribunal Supremo desecha defectos formales o arbitrariedad del Gobierno en el indulto a Juana Rivas