Ex jugador internacional de voleibol Cosme Prenafeta condenado por abuso sexual, sentencia firme de la Audiencia de Almería.

Ex jugador internacional de voleibol Cosme Prenafeta condenado por abuso sexual, sentencia firme de la Audiencia de Almería.

La Audiencia Provincial de Almería ha confirmado la sentencia de dos años de prisión para el ex jugador de voleibol Cosme Prenafeta por abusar sexualmente de dos jugadoras de su equipo, quienes eran mayores de edad. Los hechos ocurrieron durante un almuerzo navideño en la casa de Prenafeta en diciembre de 2020, donde supuestamente besó a las víctimas sin su consentimiento.

La resolución judicial, que fue consultada por Europa Press, rechazó el recurso de apelación presentado por la defensa y ratificó la sentencia inicial del Juzgado de lo Penal número 4 de Almería. El tribunal consideró que la declaración de las víctimas era "verosímil" y "creíble", respaldada además por un informe psicológico que corroboraba su versión.

Se determinó que la prueba presentada durante el juicio fue valorada correctamente y era suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia de Prenafeta, incluso teniendo en cuenta el informe pericial de la defensa que analizaba el perfil de las víctimas, a pesar de que el perito propuesto no las examinó directamente.

La juez de instancia concluyó que las chicas no dieron su consentimiento para los besos del acusado, los cuales les resultaron sorpresivos, inesperados y desagradables. La sentencia destacó que Prenafeta admitió haber besado en la boca a las dos jóvenes, pero argumentó que lo hizo con su consentimiento, algo que no se pudo demostrar a partir de sus declaraciones.

Se enfatizó también que las denunciantes y el acusado mantenían una buena relación previa a los hechos, descartando cualquier motivo de perjudicar al entrenador a quien consideraban como una figura paterna.

La sentencia refleja las expresiones de las víctimas, que dejaron claro que no deseaban ser besadas por el acusado y que rechazaron activamente lo sucedido. Además, se hizo hincapié en que un beso en la boca sin consentimiento constituye un ataque contra la libertad e indemnidad sexual de la persona afectada.

La jueza impuso una pena de tres años de alejamiento para Prenafeta, así como una indemnización de 3.000 euros para cada víctima debido al sufrimiento emocional y a la posible influencia de los hechos en sus relaciones personales.

La sentencia recoge que las jóvenes asistieron a una comida de Navidad en la casa de Prenafeta, donde consumieron bebidas alcohólicas y participaron en un juego de preguntas sexuales con chupitos de alcohol. Durante el evento, el acusado abordó a una de las víctimas en el salón, la agarró por el cuello y le dio un beso en la boca que duró varios segundos, a pesar de que ella intentó separarse. Mientras tanto, la otra víctima se encontraba en el baño y luego fue abusada en tres ocasiones en diferentes lugares de la casa.

Por otro lado, Prenafeta también está siendo investigado por un segundo caso de abusos sexuales a una menor de edad, según el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Roquetas de Mar.

Tags

Categoría

Almería