Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Exmarido de Lucía Garrido recibe condena de 24 años por colaborar en crimen, según Audiencia de Málaga.

Exmarido de Lucía Garrido recibe condena de 24 años por colaborar en crimen, según Audiencia de Málaga.

MÁLAGA, 13 Nov.

La Audiencia de Málaga ha emitido una sentencia condenatoria en el caso del asesinato de Lucía Garrido, quien fue encontrada muerta en la piscina de su finca en Alhaurín de la Torre en 2008. El exmarido de Lucía ha sido condenado a 24 años de prisión por ser considerado cooperador necesario en el crimen, mientras que el otro acusado ha sido sentenciado a 22 años de cárcel como autor material del asesinato.

La sentencia, que llega tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado la semana pasada, establece que ambos fueron condenados por un delito de asesinato, en el caso del exmarido como cooperador necesario y en el caso del otro procesado como autor material.

De acuerdo con la sentencia, se ha determinado que después de la separación de la pareja, Lucía se convirtió en testigo de las actividades lícitas e ilícitas realizadas por su exmarido en la finca. Debido a la desconfianza de este último hacia ella, intentó desalojarla de la vivienda para evitar posibles denuncias y obstáculos para el negocio en la finca.

Lucía rechazó las ofertas y las acciones judiciales no tuvieron éxito, lo que aumentó la enemistad entre ellos y se convirtió en una amenaza para las actividades de la finca, en particular la producción y venta de drogas.

Con el objetivo de neutralizar esa amenaza, el exmarido o alguien de su entorno propuso una solución drástica: acabar con la vida de Lucía Garrido. En función del veredicto del jurado, se ha determinado que desde finales de marzo de 2008 se urdió un plan para asesinar a Lucía, el cual fue discutido en una reunión en Torremolinos donde el otro acusado recibió una oferta económica para llevar a cabo el crimen.

Aunque el exmarido supuestamente no estuvo presente en esa reunión y posiblemente no conocía al otro acusado, propició o consintió la contratación de este último como sicario, sabiendo que atentaría contra la vida de Lucía Garrido.

La sentencia también establece que el exmarido mantuvo contactos con el otro acusado y proporcionó ayuda decisiva en la planificación, preparación y ejecución del crimen. Sin la información sobre las costumbres y rutinas de Lucía y la copia de la llave de la puerta peatonal facilitada por el exmarido, el delito no habría sido posible de cometer.

El exmarido fue informado de que el crimen se llevaría a cabo entre el 28 y el 30 de abril de 2008. Con el objetivo de tener una coartada, se fue de viaje en esas fechas.

El otro acusado, el 30 de abril de 2008, esperó a Lucía escondido, ya sea solo o en compañía de individuos no identificados, para asegurarse de que ella no tuviera ninguna posibilidad de escapar o reaccionar. Lo golpeó en la cabeza con un ladrillo, dejándola inconsciente o aturdida, y la arrastró hasta el borde de la piscina. Antes de arrojarla al agua, le clavó un cuchillo cortando la vena yugular, ocasionándole la muerte.