Familia arrestada en San Fernando (Cádiz) por ciberestafa de más de 250.000 euros

Familia arrestada en San Fernando (Cádiz) por ciberestafa de más de 250.000 euros

En el municipio gaditano de San Fernando, una madre y sus dos hijos, uno de ellos menor de edad, han sido detenidos por su participación en un clan familiar dedicado a la estafa a través de Internet. El valor de las estafas cometidas supera los 250.000 euros. La mujer ha sido enviada a prisión provisional por la autoridad judicial.

La investigación comenzó hace aproximadamente un año cuando se descubrió la existencia de este clan familiar que se dedicaba a vender tarjetas de telefonía a diversas organizaciones delictivas en San Fernando y sus alrededores. Según la Policía Nacional, se iniciaron diversas gestiones para descubrir la estructura y el modo de operar de esta organización criminal.

Se descubrió que aprovechaban la falta de diligencia de algunas operadoras de telefonía para obtener tarjetas SIM a nombre de terceras personas, utilizando los datos personales previamente obtenidos por engaño. Una vez en posesión de estas tarjetas, las distribuían entre diferentes organizaciones delictivas.

De esta manera, se establecían como un componente esencial dentro del "crimen como servicio", proporcionando a otras organizaciones criminales las herramientas necesarias para cometer sus delitos con total impunidad, ya que las tarjetas estaban registradas a nombre de personas ajenas.

Se descubrió que esta red, que funcionaba como proveedor de tarjetas, tenía su base en un domicilio en San Fernando, liderada por una madre y sus dos hijos, siendo uno de ellos menor de edad. La madre era la ideóloga y sus hijos ejecutaban las instrucciones que ella les daba.

Los hijos, influenciados por su progenitora, contactaban con potenciales compradores de las tarjetas y se encargaban de su distribución y cobro.

El grupo de delitos tecnológicos de la comisaría de San Fernando descubrió que los investigados habían obtenido y distribuido al menos 186 tarjetas, las cuales habrían defraudado por un valor total de más de 250.000 euros.

En el registro del domicilio de los sospechosos, se encontraron numerosos teléfonos móviles, así como una gran cantidad de contratos y tarjetas de telefonía a nombre de otras personas, preparadas para su distribución a otras redes delictivas.

Los tres implicados fueron detenidos y puestos a disposición del juzgado de primera instancia e instrucción número dos de San Fernando. La madre ingresó en prisión preventiva por su presunta participación en delitos de estafa, falsedad documental, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización delictiva.

Tags

Categoría

Cádiz