Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Greenpeace enfrenta juicio por daños en el hotel del Algarrobico.

Greenpeace enfrenta juicio por daños en el hotel del Algarrobico.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Almería celebrará este viernes el juicio contra los 28 activistas de Greenpeace acusados de causar daños al hotel en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), durante una acción reivindicativa en mayo de 2014.

En la vista oral, programada para las 10.30 horas en la Ciudad de la Justicia, los acusados se enfrentan a penas de un año de prisión y multas de 24 meses a razón de seis euros al día por un supuesto delito de daños, alcanzando un total de 30.240 euros.

Los 28 activistas serán juzgados después de que la acusación particular de la promotora Azata del Sol prosperara, ya que la Fiscalía no ha presentado cargos contra ellos, según fuentes judiciales.

El Ministerio Fiscal considera que durante la extensa investigación judicial, no se ha encontrado evidencia que demuestre las acciones individuales de cada persona identificada ni si causaron daños específicos.

El juez instructor ordenó el juicio en febrero de 2021, acusando a los involucrados de delitos de daños, solicitando multas de 24 meses a razón de seis euros al día.

Además, se les imputa un presunto delito de desobediencia, por el cual la promotora del hotel pide 12 meses de cárcel para cada uno y una responsabilidad civil solidaria de 186.703 euros.

Según el auto, los activistas presuntamente ingresaron al hotel, pintaron la fachada de negro con la inscripción 'Hotel ilegal', "rompieron las puertas" y desobedecieron las órdenes de la Guardia Civil.

El caso fue archivado inicialmente por el juzgado instructor, pero la Audiencia Provincial ordenó su reapertura en 2017 después de una impugnación de Azata del Sol.

Tanto el juez como el fiscal concluyeron que los investigados no tenían la intención de dañar la propiedad ajena, sino que era una forma de protesta.

La Fiscalía, que siempre ha solicitado el sobreseimiento, afirmó que el componente simbólico prevalece sobre el material y que los desperfectos quedarían anulados o disminuidos si se demoliera el hotel.

Para reabrir la investigación, la Audiencia Provincial consideró justificada la perpetración del delito de daños durante la sexta acción del colectivo en el establecimiento, en la que dibujaron un punto negro de 8.000 metros cuadrados con la inscripción 'Hotel ilegal'.

Destacó que no había justificación para estas acciones y que la existencia de procedimientos en torno a la legalidad del hotel no se reflejaba en las diligencias previas.

Más de cien activistas de Greenpeace participaron en esta acción, que tuvo lugar poco después de un pronunciamiento contradictorio sobre la urbanización del terreno del Algarrobico, lo que, según Greenpeace, complicaba el caso y permitía a las administraciones eludir la ley.

Cuatro días después, vecinos de Carboneras acudieron al hotel para modificar la pintada de los activistas y cubrir la 'i' de 'ilegal' con negro para pedir la apertura del edificio, argumentando que sería beneficioso para la generación de empleo y riqueza en la localidad.