• miércoles 07 de diciembre del 2022

Greenpeace solicita a TSJA que no dé mucho más período a Carboneras con el Algarrobico: "No es un caso apartado de desobediencia"

img

ALMERÍA, 15 Oct.

Greenpeace ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que no conceda la prórroga pedida por el Ayuntamiento de Carboneras (Almería) para calificar como no urbanizable de particular protección el ámbito de El Algarrobico en el planeamiento municipal, y ha advertido a la salón de que una "disculpa afín" ahora esgrimió tras un pleno festejado en 2018 en el que se comprometió a realizar "las numerosísimas sentencias" en torno al hotel de Azata del Sol.

En contestación al trámite de alegaciones dado por el TSJA para pronunciarse sobre la solicitud del municipio carbonero, el colectivo recalca que este "no es un caso apartado de desobediencia", y acusa al consistorio de "estar evitando de manera sistemática el cumplimiento de cualquier sentencia relacionada con el Algarrobico".

"El caso mucho más reciente es el de la sentencia de esta Sala por la que se ordena a comprobar de trabajo la licencia municipal de proyectos del hotel, pero el Ayuntamiento ni ha iniciado expediente de revisión de trabajo, ni existe el menor rastro de que lo vaya a realizar, salvo que el tribunal de instancia adopte las medidas oportunas para obligarle a cumplir el orden judicial, lo mismo que pasa precisamente en el presente caso", señala el escrito.

Greenpeace apunta que la "disculpa" aducida por el consistorio para soliciar una prórroga para ofrecer cumplimiento al fallo que le ordena descatalogar el ámbito ST-1 o Algarrobico bajo apercibimiento de multa semanal de 250 euros al alcalde, José Luis Amérigo, ahora la usó para no "amoldar" el PGOU a la región de servidumbre de cien metros del dominio público marítimo-terrestre.

"En aquella ocasión no se gestionó el acuerdo de pleno por el hecho de que el Ayuntamiento de Carboneras no disponía de secretario. Ahora la vacante es la del arquitecto municipal", traslada para hacer llegar que "esa vacante ahora fué cubierta a través de el acuerdo con el Ayuntamiento de Garrucha por el que recae el ascenso en el arquitecto de este consistorio". Por tanto la carencia de arquitecto municipal por el momento no es disculpa para cumplir una sentencia de hace seis años.

Greenpeace, que resalta que "la carencia de arquitecto municipal por el momento no es disculpa para cumplir una sentencia de hace seis años", traslada al TSJA que el Ayuntamiento de Carboneras "no ha cumplido ni solo una de las numerosísimas sentencias que han recaído sobre el hotel de Azata del Sol" y concluye pidiendo que se le fuerce por "orden judicial".

El TSJA volvió a avisar la semana anterior al municipio de que tiene "pendiente" de remitir a la salón la "certificación municipal" que le demandó para probar si ha cambiado o no como debe por imperativo legal la calificación del Algarrobico "a suelo no urbanizable de particular protección" en su planeamiento urbanístico.

El prominente tribunal recordó al consistorio, también, que pesa sobre su alcalde, José Luis Amérigo (PSOE), la "oportunidad" de que sea multado o, aun, de que le sean demandadas "responsabilidades por la vía penal" por no ofrecer "especial cumplimiento" a la sentencia firma de 2016 que le ordena a anular tanto el campo urbanístico del Algarrobico, como el anexo de El Canillar, por estar en región cuidada del parque natural de Cabo de Gata-Níjar.

Más información

Greenpeace solicita a TSJA que no dé mucho más período a Carboneras con el Algarrobico: "No es un caso apartado de desobediencia"