Guardia civil de Sevilla enfrenta juicio por narcotráfico y cohecho, con posible condena de 14 años de cárcel.

Guardia civil de Sevilla enfrenta juicio por narcotráfico y cohecho, con posible condena de 14 años de cárcel.

Un oficial de la Guardia Civil destinado en Sevilla será juzgado por un jurado popular a partir del día 2 de febrero de 2024 en la Audiencia Provincial de Sevilla. La Fiscalía solicita una pena total de 14 años y cuatro meses de cárcel por delitos de revelación de secretos, cohecho, tráfico de drogas y hurto. Junto a él, también serán juzgados otros dos acusados.

Este juicio estaba programado originalmente para mayo pasado, pero tuvo que ser suspendido después de que el abogado del oficial renunciara a su defensa. Ahora, ha sido fijado nuevamente para el 2 de febrero, cuando se constituirá el jurado popular. El día 5 del mismo mes, se presentarán las alegaciones previas por las partes y se tomará la declaración de los tres acusados. Del 6 al 8 comparecerán testigos, y el día 9 lo harán testigos y peritos, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La Fiscalía, en sus conclusiones provisionales, solicita una pena de ocho años de prisión, multa de 5.400 euros y catorce años de inhabilitación especial para empleo o cargo público por un delito continuado de cohecho; cuatro años de cárcel y multa de tres millones de euros por tráfico de drogas; dos años de cárcel por hurto; cuatro meses de prisión por hurto en grado de tentativa; y una multa de 2.880 euros y tres años de inhabilitación especial para empleo o cargo público por revelación de secretos.

Por su parte, el segundo acusado enfrenta una pena de cuatro años de cárcel y multa de 3.240 euros por cohecho; otros cuatro años de prisión y multa de tres millones de euros por tráfico de drogas; dos años de cárcel por hurto; y cuatro meses de prisión por tentativa de hurto. El tercer acusado se enfrenta a cuatro años de prisión y multa de tres millones de euros por tráfico de drogas; dos años de cárcel por hurto; y cuatro meses de prisión por tentativa de hurto.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, las investigaciones policiales iniciadas en febrero de 2019 revelaron que el oficial de la Guardia Civil acusado colaboraba con personas dedicadas al tráfico de drogas, proporcionándoles información policial que le requerían. Esta información se basaba principalmente en consultas en bases de datos policiales sobre personas y vehículos relacionados con operaciones de tráfico de drogas.

El acusado accedía a información de las bases de datos policiales que no estaban dentro de sus funciones como agente de la autoridad y la revelaba a cambio de prestaciones económicas. Para lograr esta colaboración, se servía del segundo acusado, quien tenía contacto directo con las personas dedicadas al tráfico de drogas y actuaba como intermediario entre ellos y el guardia civil acusado, recibiendo pagos por esta actividad y facilitando los datos requeridos para que el agente realizara las búsquedas en las bases de datos policiales. La colaboración entre ambos se denominaba "blindaje" y tenía como objetivo garantizar la seguridad de las operaciones relacionadas con el tráfico de drogas informando a los interesados sobre posibles investigaciones policiales.

El fiscal también señala que el acusado intentó involucrar a un agente encubierto para obtener información policial a través de él. Este agente tenía acceso a bases de datos a las que el guardia civil inculpado no tenía acceso, por lo que le solicitó su colaboración para coordinar consultas a personas y entidades en el marco de investigaciones policiales relacionadas con el tráfico de drogas.

Además, el fiscal relata algunos hechos específicos, como el intento de apoderarse de 100.000 euros ocultos en un vehículo intervenido en la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla. También menciona una operativa en la que los acusados intentaron robar fardos de hachís, sustituyéndolos por otros fardos de aspecto similar que contenían una sustancia inocua. En este caso, se interceptó la furgoneta en la que se transportaba la droga y se encontraban dos de los acusados, mientras que el agente investigado salía de la Comandancia en un vehículo oficial. El valor de la droga intervenida a los tres investigados asciende a 1.525.459,13 euros y estaba destinada a ser vendida a terceras personas.

Tags

Categoría

Sevilla