Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Guardia civil y red de traficantes de hachís, a juicio en Almería

Guardia civil y red de traficantes de hachís, a juicio en Almería

La Audiencia Provincial de Almería está siendo escenario de un juicio este lunes contra diez acusados, incluido un agente de la Guardia Civil, por formar un grupo criminal para introducir grandes cantidades de hachís a través de los puertos de Roquetas de Mar (Almería), alcanzando cerca de 1.250 kilos en solo dos operaciones.

La Fiscalía solicita penas de entre siete y cinco años de prisión por pertenencia a grupo criminal y contra la salud pública. El agente involucrado enfrenta cargos por revelación de secretos y cohecho, al proporcionar información a la organización para evitar la acción de los investigadores y facilitar el transporte de droga a cambio de pagos en especie.

La operación 'Izabela', llevada a cabo por el grupo OCON-Sur de la Guardia Civil, resultó en la detención de veinte personas, aunque la Fiscalía solicita el sobreseimiento provisional para nueve de los arrestados y el sobresimiento libre para uno por "error material".

C.I.P. se sitúa como líder de la banda criminal, enfrentando una orden de extradición tras huir a Marruecos. La Fiscalía lo señala como responsable de dar las directrices sobre las operaciones y la logística de la droga.

Los acusados se coordinaron antes de octubre de 2020 para importar grandes cantidades de resina de cannabis desde el norte de África. La droga era transportada mar adentro en embarcaciones y luego llevada a Roquetas de Mar para su distribución.

La Fiscalía destaca el uso de las embarcaciones de recreo 'Mara Izabela' y 'Gaviota' para transportar hachís, con algunos acusados como titulares de las naves. Además de los transportes, se encargaron de desembarcar la droga y evitar ser detectados por la Guardia Civil.

El agente de la Guardia Civil investigado proporcionó información sobre las investigaciones policiales, la ubicación de vehículos policiales y el acceso a bases de datos a la banda, según la Fiscalía.

Las pesquisas revelaron que el agente consultaba matrículas sospechosas para la banda, sin motivos profesionales, en ocasiones relacionadas con personas vinculadas al caso.

Gracias a esta información, se intervinieron grandes cantidades de hachís en dos operaciones, valoradas en más de siete millones de euros. El agente recibió pagos en especie, como la reparación gratuita de su vehículo, a cambio de la información proporcionada.

El juicio comenzará este lunes en la Audiencia Provincial de Almería a las 9,30 horas.