Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Hombre en Almería sentenciado a 28 años de prisión por asesinato de su ex pareja, precedido por acoso prolongado.

Hombre en Almería sentenciado a 28 años de prisión por asesinato de su ex pareja, precedido por acoso prolongado.

La Audiencia Provincial de Almería ha emitido una sentencia condenatoria hacia D.C., el hombre declarado culpable de asesinar de manera brutal a su ex compañera sentimental en 2021. El tribunal, encabezado por el magistrado Ignacio Ángulo, ha impuesto una pena de 25 años por un delito de asesinato, además de un año de cárcel por un delito de quebrantamiento de condena y dos años de prisión por un delito de coacciones.

El veredicto, decidido por unanimidad, señala que D.C violó repetidamente la orden de alejamiento que tenía respecto a la víctima y que cometió coacciones en el contexto de la violencia de género. Además, se establece la concurrencia de tres agravantes solicitadas por el Ministerio Público.

La sentencia destaca la contundencia de las pruebas que demuestran la responsabilidad del acusado en la muerte de Inmaculada Z.M.O., de 48 años. El ataque, que ocurrió en una calle poco transitada e iluminada, fue sorpresivo e inesperado, dejando a la víctima sin posibilidad de defenderse.

Se determinó que los múltiples golpes reiterados en la cabeza fueron excesivos, causando un dolor innecesario aceptado por el acusado, quien continuó su conducta a pesar de ello. La violencia de los golpes se evidencia en las muestras de sangre y salpicaduras a unos 40 centímetros de altura, mientras que la corpulencia del acusado indica que el ensañamiento no era necesario.

En cuanto a las agravantes, la sentencia establece que se mantuvo una relación sentimental hasta 2020, por lo que se aplica la de parentesco. Además, se considera probado que el delito fue cometido por razones de género, demostrando el absoluto desprecio del acusado hacia la condición de mujer de la víctima.

Los jurados rechazaron la concesión del indulto y la revisión condicional de la pena para el acusado, considerando que conocía los movimientos de la víctima y la esperó para atacarla con una piedra de cinco kilos. La propia sudadera del acusado, encontrada en el lugar del crimen con restos de ADN y sangre de la víctima, fue objeto de controversia al sugerir que se utilizó para envolver la piedra.

El seguimiento realizado a la víctima y las diversas pruebas presentadas en sala llevaron al jurado a considerar al acusado culpable de un delito continuado de quebrantamiento de condena, así como de un delito de coacciones en el ámbito de la violencia de género por su conducta reiterada y persistente que alteró la vida normal de la víctima.

La sentencia impone al procesado la medida de libertad vigilada por diez años y el pago de indemnizaciones a los tres hijos mayores de edad de la víctima. Además, se le prohíbe acercarse a ellos durante 30 años.

En caso de violencia de género, se pueden buscar recursos y asesoramiento a través del teléfono 016, el correo electrónico [email protected] y el número de WhatsApp 600 000 016, que ofrece atención jurídica en 52 idiomas y adaptada a situaciones de discapacidad.