Ineptitud en la gestión de la renta mínima de inserción por parte de la Cámara de Cuentas

Ineptitud en la gestión de la renta mínima de inserción por parte de la Cámara de Cuentas

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha emitido un informe en el que alerta sobre las deficiencias en la gestión de la Renta Mínima de Inserción Social en la región. Según este informe, la falta de eficacia se debe a problemas en la planificación, seguimiento, coordinación, evaluación y sistema informático utilizado en relación con esta medida.

El informe también destaca que durante el periodo analizado no se ha llevado a cabo ninguna planificación estratégica, no se han constituido las Comisiones Provinciales de Seguimiento y no se han realizado evaluaciones, lo que supone un incumplimiento de la normativa aplicable.

En cuanto a las solicitudes de la prestación, se ha observado una disminución significativa en los últimos años, pasando de 82.021 en 2018 a 30.953 en 2021. Esta reducción se corresponde con la disminución de los fondos destinados a esta renta, que han pasado de 198 millones de euros en 2018 a 115 millones en 2021.

El informe explica que esta disminución en las solicitudes se debe a varios factores, como las expectativas generadas en el primer año de implantación de la prestación en 2018, la complejidad de la normativa, la burocracia en la tramitación, la falta de accesibilidad y la regulación del Ingreso Mínimo Vital en 2020.

Además, se destaca que la prestación no es suficiente para cubrir las necesidades básicas de los beneficiarios y no logra ayudarles a salir de la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran. También se indica que los recursos humanos asignados a la gestión de la prestación no son suficientes y que hay un retraso en la resolución de los expedientes.

El informe también señala que el procedimiento de tramitación de la prestación es complejo y burocrático, lo que dificulta su acceso. Además, se han detectado numerosas solicitudes pendientes de resolver.

En relación al Ingreso Mínimo Vital, se destaca que durante los años 2020 y 2021 ha sido compatible con la Renta Mínima de Inserción andaluza, pero a partir de 2022 se ha vuelto incompatible, lo que ha generado dificultades en la tramitación y ha aumentado las revisiones, las cantidades abonadas indebidamente y los expedientes de reintegro.

Ante esta situación, la Cámara de Cuentas propone una serie de recomendaciones para mejorar la gestión de la prestación, como establecer mecanismos de coordinación, asegurar el seguimiento y la evaluación continua, adaptar el sistema informático empleado, implantar herramientas para elaborar planes de inclusión social y laboral, y reforzar el personal destinado a la prestación.

Categoría

Andalucía