• viernes 07 de octubre del 2022

Intervenida mucho más de una tonelada de mejillón extraído ilegalmente de una piscifactoría en Salobreña (Granada)

img

GRANADA, 31 Ago.

La Guardia Civil y el Servicio de Inspección Pesquera de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía descubrieron que en una piscifactoría clausurada en aguas de Salobreña, en la costa de Granada, se estaban sacando ilegalmente mejillones sin autorización y sin ningún género de control sanitario, interviniéndose mucho más de una tonelada de este producto, ahora devuelta al mar.

Como medida cautelar asimismo se intervino la embarcación que usaban los causantes de la compañía denunciada para las trabajos de recolección de los mejillones, según informó la Guardia Civil este miércoles en una publicación oficial.

El Instituto Armado descubrió que la compañía responsable de desmantelar la explotación acuífera clausurada de cría de mejillones que había en frente de la costa de Salobreña, había aprovechado la infraestructura para en teoría "proseguir sacando de forma ilegal mejillones a lo largo de todo el verano en connivencia con los causantes de la vieja explotación", un producto que entonces presuntamente ha acabado en el mercado negro "sin los que corresponden controles sanitarios y de trazabilidad".

Así las cosas, desplegó un dispositivo en el que participaron agentes del Servicio Marítimo Provincial de Motril, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza motrileño y también inspectores de la Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía, los que sorprendieron a los pasajeros del barco de la compañía citada sacando noventa y ocho sacas de mejillones del mar de la explotación clausurada, precisamente una tonelada. Los agentes confirmaron que los mejillones estaban vivos y los devolvieron al mar.

La compañía naviera, el gerente de la piscifactoría y los tres trabajadores sorprendidos en el barco sacando los mejillones fueron denunciados por una infracción muy grave a la Ley 1/2002, de 4 de abril, de Ordenación, promuevo y control de la Pesca Marítima, el Marisqueo y la Acuicultura Marina, por en teoría "ejercer faenas de pesca profesional sin estar incluido en los censos establecidos reglamentariamente y por tenencia, retención dentro, transbordo o desembarco de invertebrados marinos que proceden de zonas de producción cerradas por fundamentos higiénicos sanitarios".

Por otro lado, se informó a las autoridades sanitarias que se sospecha que los denunciados pudieron proveer mejillones sin los que corresponden controles sanitarios y de trazabilidad obligatorios.

Más información

Intervenida mucho más de una tonelada de mejillón extraído ilegalmente de una piscifactoría en Salobreña (Granada)