• lunes 26 de septiembre del 2022

Intervenidos 624 jamones y 16 paletas no capaces para el consumo en Jabugo y Santa Olalla (Huelva)

img

JABUGO (HUELVA), 22 Jul.

La Guardia Civil ha intervenido en Jabugo y Santa Olalla del Cala (Huelva) un total de 624 jamones y 16 paletas no capaces para el consumo humano con un valor en mercado de 94.640 euros, y también estudian a 4 personas similares con tres compañías como autores de los delitos contra la salud pública, relativo a los usuarios, falsedad reportaje y estafa.

Asimismo, según indicó el Instituto Armado en una publicación oficial, a otras 4 compañías mucho más se les ha levantado actas de demanda por distintos infracciones administrativas en el ámbito de la salud pública.

La llamada 'Operación Ibericor' empezó en el mes de febrero en el momento en que se tuvo conocimiento de la utilización de un etiquetado engañoso en jamones y paletas de un lugar de nutrición al por menor de la ciudad de Jabugo.

Así, tras indagaciones y gestiones llevadas a cabo por los agentes encargados del operativo, se hicieron distintas inspecciones en el lugar correcto y también inmovilizaron 151 jamones y 16 paletas con una opinión en el mercado de 19.640 euros, de los que, al no poder acreditarse su trazabilidad, se destrozaron 124 jamones y las 16 paletas, que lanzaban un peso de 1.020 Kilogramos.

Según la Guardia Civil, la mercancía destruida suponía "un peligro para la salud de la gente", en tanto que se generaba un reetiquetado ilegal de las piezas expuestas al público para su venta, "induciendo a fallo a los usuarios y lucrándose a nivel económico con su venta".

Esta organización estaba activa desde hace años en la Sierra de Huelva y se dedicaba en venta de jamones y paletas de forma "fraudulenta" al manejar el etiquetado de origen de las piezas para reetiquetar de forma ilegal al objeto de vender el producto con su marca. Los investigados y las diligencias instruidas fueron puestos predisposición de la Autoridad Judicial competente.

Asimismo, los agentes inmovilizaron 500 jamones en un secadero furtivo situado en una nave de una finca de Santa Olalla del Cala, en tanto que carecía de registro sanitario como secadero o almacén de jamones. Tras otra inspección con agentes de Salud Pública, el secadero se volvió a precintar al no acreditar su dueño la trazabilidad de los modelos y si eran capaces o no para consumo humano, siendo puestos predisposición de la autoridad sanitaria.

También se inspeccionó una finca ubicada en el Real de la Jara (Sevilla) donde se han recibido jamones del secadero furtivo, siendo aprehendidas 4 toneladas de carne de caza mayor y 200 kilogramos de carne de cerdo todo ello congelado y caducado, no capaces para consumo humano. Los modelos intervenidos fueron destrozados en una planta de incineración de Sevilla.

La operación fué llevada a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Huelva, con la colaboración de los Inspectores Veterinarios del Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva y del Distrito Sanitario Aljarafe-Sevilla Norte. En total se han intervenido 624 jamones y 16 paletas, carnes de caza mayor y modelos cárnicos de 144.640 euros.

Este género de servicios son desarrollados por la Guardia Civil para impulsar las indagaciones sobre ocupaciones ilegales que afectan a las designaciones de Origen y fabricantes españolas. La Guardia Civil sugiere que en el momento en que se vea modelos alimentarios en venta con etiquetados sospechosos, lo pongan en conocimiento de la Central Operativa de Servicios 062 lugar desde el que se activara a los agentes expertos para realizar las comprobaciones oportunas.

Más información

Intervenidos 624 jamones y 16 paletas no capaces para el consumo en Jabugo y Santa Olalla (Huelva)