• jueves 01 de diciembre del 2022

Investigado por usurpación de estado civil de la joven que se suicidó en Navas de San Juan (Jaén) tras denunciar acoso

img

ARGC JAÉN, 29 Sep.

El Juzgado de Primera Instancia y también Instrucción número uno de La Carolina (Jaén) tomó este jueves declaración en calidad de investigado a un joven por un presunto delito de usurpación de estado civil de la joven que se suicidó en Navas de San Juan en el último mes del año de 2021 una vez que hubiese denunciado en 4 oportunidades padecer ciberacoso.

La declaración se enmarca en la investigación por el fallecimiento de la citada joven, "que ha podido ser víctima de acoso por medios telemáticos", según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). En ella estuvieron presentes los letrados de la acusación y de la defensa y "el investigado ha respondido a todas y cada una de las cuestiones que se le han planteado".

El joven formaba una parte del ambiente de Nieves, la joven que se quitó la vida a fines del año pasado, conforme han correcto fuentes próximas al caso. Su vivienda fue objeto de registro meses atrás por la parte de agentes de la Guardia Civil, que intervinieron distintos gadgets tecnológicos. Como resultado, quedó como investigado y fué este jueves en el momento en que ha prestado declaración en el juzgado.

La joven, de 20 años, se suicidó el 28 de diciembre de 2021, una vez que en los seis meses precedentes hubiese denunciado hasta en 4 oportunidades ser víctima de ciberacoso tras ver suplantada su identidad en la comunidades. Tras su muerte, la familia interpuso una exclusiva demanda para soliciar que se dilucide lo ocurrido.

En este tiempo, además de esto, impulsó distintas ideas para "soliciar justicia" y poner el foco en los efectos asoladores que tiene la posibilidad de tener el 'bullying' y el acoso telemático. La última sucedió en Navas de San Juan el pasado 23 de septiembre, en el momento en que Nieves hubiese cumplido 21 años.

En la primera manifestación tras su muerte, creada en su pueblo el 7 de enero del año en curso, fue su madre la que, mediante una carta leída por un primo de la joven, especificó el "suplicio" que pasaba su hija desde el mes de julio, con un "continuo acoso que llegaba de diferentes medios".

Aludió a avisos en páginas de citas y de otra índole en los que se incluía su número de teléfono; "avisos ofensivos sobre su persona delegados por todo el pueblo", ofertas de empleo y mails en los que se hacían pasar ella.

Al mudar su número telefónico, "había que atacarla de otro modo" y apareció una "cuenta falsa en Instagram donde se suplantaba su identidad" desde la que se efectuaban proposiciones, "se insultaba" y "conminaba" a otra gente. "Agotada" de todo lo mencionado, nuestra joven preguntó mediante la cuenta "qué deseaba de ella y la persona o personas que se ocultan tras este perfil falso respondió: sí, sí con un emoticono de una calavera".

Una situación por la que "padecía" y debió recibir en múltiples oportunidades "régimen por la ansiedad". "Nos estaban machacando verdaderamente la vida y aquí tenéis el resultado, de nada sirvió nuestro acompañamiento", confirmaba la madre en su escrito, para lamentar que "en ese círculo fuera de casa no halló ese acompañamiento y entendimiento".

"A mi hija no nos la devolverá absolutamente nadie, pero debe haber y hacerse justicia. Nadie debería pasar por todo este suplicio, por tanto mal", seguía el manifiesto, en el que se solicitaba a los progenitores "comunicar el respeto, el cariño y el buen empleo de las comunidades pues a cargo de personas equivocadas son un arma que destruye vidas".

Más información

Investigado por usurpación de estado civil de la joven que se suicidó en Navas de San Juan (Jaén) tras denunciar acoso

Noticias de hoy más vistas