• lunes 26 de septiembre del 2022

Juana Rivas se demanda contra el juez que la condenó aduciendo "castigo institucional"

img

GRANADA, 29 Jul.

La defensa de Juana Rivas ha anunciado este viernes una demanda por presunto "castigo institucional" contra el titular del Juzgado de lo Penal 1 de Granada, el magistrado Manuel Piñar, que la condenó en un inicio a cinco años de prisión por la sustracción de sus 2 hijos menores de edad una vez que los sacara de Italia en 2016 sin permiso paterno y los trajese a España.

La demanda, interpuesta frente al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), se muestra por un delito continuado de prevaricación judicial y atentado contra la integridad ética (castigo institucional) por las presuntas "ilegales resoluciones" adoptadas por el juez "a lo largo de la tramitación de la ejecutoria", según especifican los abogados de Juana Rivas en un aviso.

La situacion de esta madre de Maracena (Granada) llegó hasta el Tribunal Supremo, que rebajó de cinco a un par de años y medio la pena de prisión y que por último fue indultada por el Gobierno en el mes de noviembre del año pasado.

Los abogados de Rivas culpan al juez Manuel Piñar de gestionar el expediente de indulto "careciendo completamente de rivalidad para esto" y "con la única intención de reportar de forma negativa" con "absoluta parcialidad, alterando intencionadamente la verdad y escondiendo nuestra vida de ese expediente a la defensa".

"De hecho, sabiendo con perfección que la sentencia condenatoria estable que se despachaba en la ejecutoria de Juana Rivas fue dictada por el Tribunal Supremo, ha usurpado las atribuciones de nuestro mucho más prominente tribunal, dando sitio a la presencia de 2 expedientes de indulto paralelos: uno adecuadamente informado por el Tribunal Supremo, y otro al que nunca debió darse curso, y que fue informado con manifiesta parcialidad por el demandado", aseguran desde el aparato jurídico de Rivas.

Añaden que "al tiempo, en el trámite penal, dictó múltiples resoluciones a propósito de su injusticia, con clara falta de imparcialidad y objetividad". Citan en este sentido un coche del 27 de mayo de 2021 en el que "se abre la ejecutoria y sin trámite alguno recuerda la busca, atrapa y también ingreso en prisión" de Juana Rivas. A su vez, a través de otro coche del 9 de mayo de 2021 "recuerda no haber rincón a la suspensión de pena".

La defensa de Rivas manifiesta que estas resoluciones "se protegen en tres absolutas falsedades: que la querellante no se había arrepentido de su conducta (en el momento en que consta lo opuesto en los reportes penitenciarios e inclusive reconoció su fallo en medios), que había reiterado la conducta de sustracción de menores en el extranjero (en el momento en que la verdad es que no posee ningún otro trámite en ningún país de todo el mundo), y lo mucho más grave, que habría tolerado el abuso sexual de uno de sus hijos, una acusación tan inmotivada y despiadado que forma un atentado contra la integridad ética" de esta madre, según dan a conocer.

Para justificar la presunta "sepa de imparcialidad del magistrado" necesitan los abogados de Juana Rivas que ella "le conocía desde hace unos años, ya que era amiga de las hermanas del demandado y tuvo siempre y en todo momento con ella una relación tensa por su falta de sintonía ideológica".

"Basta un vistazo al contenido en abierto publicado mediante la página personal del demandado en la comunidad Facebook para avisar su marcada antipatía hacia las políticas de igualdad y contrarias a la crueldad de género", añade el aparato jurídico de Rivas, que ha interpuesto esta demanda frente al TSJA por tener el juez la condición de aforado siendo un magistrado en activo.

Más información

Juana Rivas se demanda contra el juez que la condenó aduciendo "castigo institucional"