Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Jurado declara culpable a asesino y violador de niña en Alcalá la Real, exigen prisión permanente revisable

Jurado declara culpable a asesino y violador de niña en Alcalá la Real, exigen prisión permanente revisable

La ciudad de Jaén fue escenario de un veredicto contundente por parte del jurado, que declaró por unanimidad a Nazzaryn N. N., un joven de 25 años, culpable de asesinato y agresión sexual contra Khawla, una niña de 14 años cuyo cuerpo fue encontrado en las ruinas de la Iglesia de Santo Domingo en Alcalá la Real (Jaén).

Este despiadado criminal no dudó en comunicar su crimen llamando al 112 y luego esperar a los agentes en la entrada de la Fortaleza de la Mota, mostrando un nivel de crueldad impactante que conmocionó a la comunidad. El jurado, compuesto por cinco hombres y cuatro mujeres, desestimó las excusas de la defensa y lo encontró culpable de ambos delitos, rechazando cualquier intento de minimizar sus terribles acciones.

En el transcurso del juicio, el acusado trató de justificar su barbarie alegando que la muerte de la niña fue "consentida" durante un juego de asfixia, y que la violación ocurrió después de fallecer la menor. Sin embargo, la fiscalía demostró lo contrario, respaldando la acusación de asesinato y agresión sexual con pruebas contundentes.

Además, las forenses confirmaron que Khawla murió estrangulada y violada, destacando la falta de empatía y arrepentimiento del acusado, que exhibe signos de un trastorno antisocial de la personalidad que lo define como un psicópata.

Tras el veredicto, la fiscalía y la acusación particular reiteraron su petición de prisión permanente revisable para el acusado, sumando así un precedente en Jaén. Mientras tanto, la defensa mantiene su posición y se prepara para presentar un recurso de apelación.

La madre de la víctima, Hakima Zeroil, expresó su sentimiento de justicia al escuchar el veredicto, aunque el dolor de su pérdida la acompañará siempre. Por otro lado, el abogado de la acusación subrayó el trabajo de la Guardia Civil y los forenses en la resolución del caso, mientras que el abogado de la defensa defendió el papel del turno de oficio y anunció posibles acciones legales futuras.

El acusado, que enfrenta una sentencia segura de prisión, finalmente mostró un atisbo de arrepentimiento al pedir perdón a las familias afectadas, pero su conducta insensible y su falta de empatía han dejado una marca imborrable en esta tragedia que conmocionó a la ciudad de Jaén.