Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

"La agrupación 'Unidos por el Agua' exige a las autoridades que tomen medidas para solucionar el problema hídrico en Córdoba"

En el día de hoy, Paco Casero, Miguel Aparicio, Pedro Vera y María Eugenia Molero, miembros destacados de la Plataforma 'Unidos por el Agua', han iniciado una huelga de hambre en el Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba. Su objetivo es llamar la atención sobre el problema del agua en la zona norte de Córdoba y buscar una solución definitiva. Esta situación lleva ya siete meses sin resolverse.

Esta valiente acción ha recibido el apoyo de numerosos políticos, periodistas y empresarios, que reconocen la determinación de estos cuatro ciudadanos en la defensa de sus derechos. Todos ellos piden a las administraciones que se sienten a dialogar y encuentren una solución rápida y efectiva.

Desde la Plataforma 'Unidos por el Agua', se hace un llamado a los representantes políticos para que atiendan este problema urgente que afecta a los ciudadanos de Los Pedroches y del Guadiato. Según explican en una carta dirigida al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, alrededor de 80.000 habitantes de estas comarcas están privados del derecho básico de tener agua potable en sus hogares. Aunque se intenta abastecer a la población desde el embalse de La Colada, el agua está contaminada y no puede ser utilizada para beber ni cocinar.

La situación es especialmente grave para las personas mayores, que representan una parte significativa de la población. Actualmente, los ciudadanos tienen que recurrir a camiones cisterna proporcionados por la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa) o comprar agua embotellada en tiendas y supermercados.

Esta problemática no es algo reciente, sino que se ha prolongado durante años debido a la falta de atención de las tres administraciones responsables del agua: el Gobierno central, la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial. Estas instituciones no han tomado las medidas necesarias para evitar esta situación desafortunada.

La plataforma cree que la solución pasa por una actitud colaborativa entre las administraciones. Por lo tanto, se les pide que se sienten juntas y demuestren que, cuando existe voluntad política, es posible llegar a un consenso. Se propone seguir el ejemplo de lo que se ha hecho en Doñana y, a través del diálogo, encontrar una solución que resuelva definitivamente este problema tan acuciante.