La Audiencia de Sevilla absuelve a condenado de cultivo de marihuana por testimonio "inconsistente" de agente.

La Audiencia de Sevilla absuelve a condenado de cultivo de marihuana por testimonio

La Audiencia de Sevilla ha decidido revocar una sentencia previa que condenaba a un vecino de Aznalcóllar por un delito contra la salud pública relacionado con el cultivo de diez plantas de marihuana en una finca que tenía en usufructo. Según la Audiencia, la única prueba de cargo en su contra, que consistía en la declaración de un agente de la Guardia Civil, resultó ser "vaga e inconsistente".

La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla emitió una sentencia el 29 de junio en la que se analiza un recurso de apelación presentado por un hombre contra una sentencia previa del Juzgado de lo Penal número siete. En dicha sentencia, el hombre fue condenado a un año y tres meses de prisión y una multa de 5.740 euros por un delito contra la salud pública.

El Juzgado de lo Penal número siete declaró probado que el acusado, residente de Aznalcóllar, se dedicaba al cultivo de plantas de cannabis en una parcela de su usufructo ubicada en el polígono ganadero la Arosa de Aznalcollar. Durante el registro de la finca, se encontraron diez plantas de entre 1,7 y 2,5 metros de altura, con un peso de 5.504 gramos y un contenido de THC del 0,12 por ciento, lo que se estima que tendría un valor de mercado de 5.740,67 euros.

En respuesta al recurso de apelación presentado por el acusado, la Sección Tercera de la Audiencia analizó que la única prueba de cargo en su contra, además del cultivo mencionado de marihuana, fue la declaración de un agente de la Guardia Civil que no pudo recordar con precisión lo que el acusado dijo sobre el origen de la plantación debido al tiempo transcurrido desde el incidente. El agente cree que el acusado dijo que la plantación era para uso terapéutico, pero la Audiencia considera esta declaración como "vaga e inconsistente".

El tribunal también considera "especialmente relevante" el hecho de que el acusado permitió a la Guardia Civil ingresar a la finca en cuatro ocasiones para investigar la muerte de sus perros. Si el acusado fuera realmente propietario de las plantas, según la Audiencia, no habría sido tan colaborador con las autoridades por temor a ser descubierto.

La Audiencia concluye que, aunque las plantas estaban en la finca utilizada por el acusado y la cantidad incautada sugiere que estaban destinadas a la venta, no existen pruebas suficientes para demostrar la titularidad de las plantas ni la implicación del acusado en los hechos por los que fue condenado. Como resultado, la Sección Tercera de la Audiencia ha revocado la sentencia condenatoria y ha absuelto al vecino de Aznalcóllar.

Tags

Categoría

Sevilla