• martes 06 de diciembre del 2022

La familia del decapitado en Huelva afirma que el fallecido le tenía "un temor horrible" al acusado

img

HUELVA, 24 Oct.

El cuñado del hombre decapitado en Huelva capital, C.R.M. y cuya cabeza paseó el supuesto creador de su muerte por la calle el 31 de octubre de 2020, tras lo que la depositó en un contenedor de basura de la avenida Pío XII, ha señalado que exactamente el mismo "tenía un temor horrible" del acusado y que de este modo se lo había hecho comprender en múltiples oportunidades.

Así lo ha manifestado a lo largo de su declaración en la sesión de este lunes del juicio que se festeja contra M.J.N.B, popular como 'el mexicano' --en tanto que pasó 32 años radicando en ese país, de los que mucho más de diez estuvo ingresado en cárceles mexicanas por un delito de hurto-- como presunto creador de la desaparición y decapitación de esta persona, señalando que "no se atrevió a denunciarlo" más allá de que había manifestado que "lo tenía hostigado todos y cada uno de los días" y "no le dejaba relajado" llegando "a pegarle algún guantazo".

De exactamente la misma forma, ha apuntado que la vivienda de la víctima "siempre y en todo momento se encontraba obtenida y limpia" y que de esta manera lo verificaba pues "iba prácticamente todos los días" puesto que la familia se encargó de él una vez que "se rehabilitara de las drogas" en tanto que "tenía una pensión de 398 euros por mes" que le administraba entre las hermanas de la víctima, tal como que se dedicaba asimismo a agarrar morralla para hallar mas dinero.

Asimismo, explicó que consumía "metadona" dominada por "la Seguridad Popular", toda vez que ha apuntado que "ningún vecino se quejó" o alertó "jamás" de que su casa fuera región de venta o consumo de drogas.

El cuñado del fallecido ha apuntado que su mujer --hermana de C.R.M y quien administraba su dinero-- está desde este hecho "en régimen psicológico" y que era la familia la que le pagaba las facturas del móvil inteligente, la luz y el agua.

En exactamente la misma línea se ha manifestado entre las sobrinas de la víctima, quien ha aseverado que tiene "bastante temor" de que el acusado "salga de prisión" y que vivió con su tío seis meses sin ver "que entrara absolutamente nadie ni que vendiese sustancia". A este respecto, cuestionada por el letrado de la defensa por la causa de que en la autopsia "se encontraran restos de múltiples drogas" indicó que, ya que había sido rehabilitado de su adicción a las drogas, cree viable "que tuviese alguna recaída".

Además, ha aseverado que le llegaron "aclaraciones" de que había sido movido de la prisión de Huelva otra prisión por "atacar y también procurar matar a un individuo", radical que fué negado por el letrado de 'el mexicano', quien ha insistido en el "interés" de esta sobrina por "recobrar el móvil inteligente" que ella le había regalado a C.R.M al opinar que era por el hecho de que "podría contener vídeos de grabaciones ilegales", algo que ha negado la sobrina y que el letrado de la defensa expuso a lo largo de la sesión de mañana como motivación de la trifulca que terminó con la desaparición de este hombre.

De otro lado, asimismo han proclamado los 2 presentes que vieron al acusado con la cabeza de C.R.M en la plaza Houston y que persiguieron al mismo hasta Pío XII --donde depositó la cabeza a la vera de los contenedores-- tras llamar a la Policía Nacional para alertar de este suceso.

En este sentido, entre los presentes ha asegurado que M.J.N.B le ha dicho "sígueme que voy a matarte" y que vio la cabeza en el momento en que el acusado "la tiraba al suelo desde la bolsa", de manera que de entrada pensaba que era "una broma de Halloween". Con en relación a la supuesta amenaza, el letrado de la defensa ha asegurado que no se encontraba obtenida en su declaración inicial a la Policía Nacional, hecho que ha justificado el testigo aduciendo que "creía rememorar haberlo dicho" pero que como es extranjero "aún no sabía charla bien español".

Por su parte, la primera testigo que vio la cabeza asimismo ha señalado que de entrada creyó que era una broma y que lo vio "quemando" algo en los contenedores, con lo que le preguntó "qué había en la bolsa" y el acusado le ha dicho, primero "que le diese un cigarrillo", y después "que le diese 500 pesos y se lo mostraba", pero que la sacó "y la tiró al suelo" algo que "asimismo vieron pequeñas" que había por la región, tras lo que el encausado "salió y volvió a agarrar la cabeza y se dirigió a Pío XII", toda vez que aseguró que ella lo apreció "muy relajado" y no le pareció "que estuviese borracho ni drogado".

También ha proclamado una vecina del fallecido, que ha manifestado que era "amiga de siempre" y que exactamente el mismo "no metía a absolutamente nadie en el hogar" y que "no era un fumadero", al paso que ha añadido que "tenía conocimiento de discusiones de la víctima con el acusado".

De otra sección, la sobrina del encausado ha señalado que el fallecido "siempre y en todo momento estuvo metido en las drogas", al paso que explicó que el día 29 de octubre apreció a su tío "en actitud inquieta" y ha apuntado que el día 31 lo vio "con los presentes" y después "se presentó en su casa" pero que "no le contó nada" y que era conocedora de que "consumía drogas". Con en relación a esta declaración, la acusación especial ha pedido que "se recuse" exactamente la misma "por falso testimonio", afirmando que lo que ha contado "no es lo que venía en su declaración inicial a la Policía Nacional".

A cuestiones de la defensa, la sobrina de 'el mexicano' ha asegurado que el fallecido le había enseñado "vídeo sexuales" con mujeres, entre aquéllas que estaba la madre de exactamente la misma y que lograba sostener esas relaciones "ofertando sustancia a cambio", algo que aseguró que asimismo le ofreció a ella por el hecho de que la víctima lo consideraba "algo habitual" y que asimismo lo logró con su hermana "individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta". Además, dijo que su tío tuvo una riña con su tía y que el fallecido "le ofreció vivir con él".

Por su parte, el jefe de la Brigada de Homicidios de la Policía Judicial correspondiente a la Policía Nacional de Huelva ha testificado asimismo en esta sesión, donde ha aseverado que el acusado declaró en sede policial que había golpeado a la víctima por detrás en la cocina, tal como que se le interrogó por el hecho de que, basado en su experiencia, "dio la impresión de que se encontraba en condiciones de declarar" y que lo logró "con un letrado enfrente" y "de manera voluntaria".

De exactamente la misma forma, ha apuntado que la Policía Científica "cumplió con la cadena de custodia" de las pruebas "según lo predeterminado" y que M.J.N.B ahora era popular por la Policía Nacional por un altercado familiar previo a este hecho, toda vez que explicó que a lo largo del tiempo que estuvo en la comisaría apreció que era un individuo "muy impetuosa, desequilibrado y aprensiva" pero que "no dio inconvenientes".

Otro de los agentes que ha proclamado ha señalado que estuvo en la inspección ocular de la vivienda y que esta presentaba "signos de crueldad" así como "restos de sangre" por distintos sitios y que recordaba haber visto una pipa de fumar, al paso que, preguntado por la acusación especial por la declaración de la sobrina del acusado, ha manifestado que si en la declaración policial constaba que había dicho que su tío no tomaba drogas, "de esta manera es".

Finalmente, el tercer agente que ha proclamado indicó que en el momento en que sucedieron los hechos y se desplazaron a la región un vecino les aseguró que el acusado "había pasado la noche fumando" con el fallecido.

La Fiscalía solicita 24 años de prisión al estimar que los hechos por los que se juzgan al acusado son constitutivos de un delito de asesinato, mientras que asimismo lo acusa de profanación de cadáver", al paso que la acusación especial, que solicita 32 años y cinco meses de prisión, cree que en un caso así se dan 4 delitos: "indefensión del fallecido, alevosía, hurto con crueldad y también intimidación y un delito contra la integridad ética" y solicita 350.000 euros de indemnización para los familiares del fallecido.

La defensa, aparte de alegar que cree que hablamos de un homicidio "como no había "premeditación", ha aseverado que en el trámite "se dieron errores y contradicciones".

Más información

La familia del decapitado en Huelva afirma que el fallecido le tenía "un temor horrible" al acusado

Noticias de hoy más vistas