Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La Junta asegura que la mina de Aznalcóllar no contaminará el Guadalquivir.

La Junta asegura que la mina de Aznalcóllar no contaminará el Guadalquivir.

El Gobierno andaluz ha defendido con firmeza la explotación de la mina de Aználcollar (Sevilla), asegurando que el nuevo proyecto está diseñado con las máximas garantías medioambientales. Se destaca que no se verterá ni un solo litro de agua al Guadalquivir hasta que la estación depuradora esté en funcionamiento.

El consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul y portavoz del Gobierno andaluz, Ramón Fernández-Pacheco, hizo estas afirmaciones durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, respondiendo a las preguntas de los periodistas sobre las preocupaciones expresadas por grupos ecologistas sobre posibles vertidos al río debido al nuevo proyecto de explotación minera.

Fernández-Pacheco aclaró que se trata de un nuevo proyecto y no de una reapertura, subrayando que no existe relación con la mina que causó un desastre medioambiental en 1998. Se asegura que las balsas de lodos tóxicos que generaron el problema están prohibidas y que el 80% de las aguas residuales se reutilizarán, garantizando la eficacia de los procesos de extracción.

El consejero enfatizó que no se verterán aguas residuales al Guadalquivir y destacó que se han realizado dos períodos de información pública sobre el proyecto. A pesar de las preocupaciones de los grupos ecologistas, se asegura que la opinión de los técnicos de la Junta de Andalucía que han revisado el proyecto es igualmente válida.

Greenpeace y Ecologistas en Acción expresaron su preocupación por el posible vertido tóxico al Guadalquivir asociado al nuevo proyecto de la mina de Aznalcóllar. Se presentó un manifiesto a la Junta de Andalucía, señalando los posibles impactos ambientales y de salud pública derivados de la explotación de recursos en la zona.

El proyecto minero contempla una inversión significativa y la creación de empleos directos e indirectos. Sin embargo, los grupos ecologistas advierten que se planea verter una gran cantidad de aguas contaminadas con metales pesados al Guadalquivir, amenazando un entorno protegido de la Red Natura 2000.

Se destaca que a pesar de los procesos de depuración anunciados, la carga contaminante acumulada durante la operación de la mina podría contener metales como arsénico, cadmio, mercurio, plomo y otros agentes tóxicos dañinos para el ecosistema.

Los ecologistas insisten en que, de no tomarse medidas adecuadas, el estuario del Guadalquivir y el entorno cercano podrían sufrir graves consecuencias por los vertidos. Se recuerda también que existe una investigación penal en curso relacionada con la adjudicación de los derechos de explotación del yacimiento a las empresas involucradas en el proyecto.