Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La Junta de Andalucía condenada a pagar indemnización por paralización de obra del metro en Dos Hermanas (Sevilla) en 2011.

La Junta de Andalucía condenada a pagar indemnización por paralización de obra del metro en Dos Hermanas (Sevilla) en 2011.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha emitido una condena en contra de la Junta de Andalucía por un caso relacionado con una unión temporal de empresas (UTE), al cual se le había adjudicado un contrato en 2010 para la dirección de obras en el metro de Sevilla y que posteriormente fue suspendido en 2011 por falta de presupuesto. La Administración andaluza en ese momento estaba bajo el gobierno del PSOE.

En una sentencia emitida el 24 de enero y reportada por Europa Press, la sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA abordó un recurso de apelación presentado por la UTE conformada por Etipsa Servicios de Ingeniería S.A. y Alabe Consultores Medioambientales S.L., en contra de la decisión del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número siete de Sevilla. Este fallo desestimó el recurso inicial de la UTE relacionado con pagos por lucro cesante.

Según la sentencia, en 2010 se firmó un contrato entre la UTE y la Administración para la dirección de obras en la línea 1 del metro de Sevilla, con un coste aproximado de 892.695 euros más impuestos. Sin embargo, en mayo de 2011, la Agencia de la Obra Pública de la Junta suspendió las obras por falta de presupuesto, como consecuencia de la crisis financiera global y las políticas de austeridad implementadas.

La UTE solicitó la resolución del contrato en suspensión desde 2011, y en mayo de 2019 se acordó levantar la suspensión del contrato para proceder con la liquidación, tras una sentencia en 2018. A pesar de esto, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número siete no respaldó las reclamaciones de la UTE en relación al lucro cesante.

En su recurso de apelación, el TSJA consideró que el levantamiento parcial en 2019 no implicaba la reanudación del contrato suspendido, ya que este había sido resuelto. Por lo tanto, procedió a revocar la sentencia inicial, declarar resuelto el contrato y condenar a la Junta a pagar a la UTE el lucro cesante, así como reintegrar garantías definitivas.