Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La Junta de Andalucía realizará cuatro auditorías internas sobre la contratación de emergencia en el SAS.

La Junta de Andalucía realizará cuatro auditorías internas sobre la contratación de emergencia en el SAS.

El Gobierno andaluz ha tomado la decisión de aplicar el control financiero permanente a la contratación de emergencia realizada por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), según lo acordado en la reunión del Consejo de Gobierno el 14 de mayo. Esta medida también se extenderá a los centros de gastos periféricos de este organismo.

Según la Memoria de Contratación Pública de la Junta de Andalucía, la contratación de emergencia del SAS alcanzó los 604,77 millones de euros en los ejercicios 2021 y 2022, con 453 millones correspondientes a 2021 y 151,71 millones a 2022.

El control financiero permanente implica la realización de cuatro modalidades de auditorías: de cumplimiento, financiera, operativa y de programas, de acuerdo con el Texto Refundido de la Ley General de Hacienda Pública de Andalucía.

Esta medida sustituye al control previo y se lleva a cabo a través de la revisión de la gestión, informes y gastos presupuestarios.

El Acuerdo de Consejo de Gobierno, publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), establece que estas medidas tendrán efecto indefinido desde su adopción y afectarán a un porcentaje significativo del gasto de contratación del SAS.

La Ley de Contratos del Sector Público permitió la contratación de emergencia para abordar necesidades urgentes provocadas por la pandemia de coronavirus. Esto representó un alto porcentaje del gasto en contratación del SAS, según la Memoria de Contratación.

El informe también destaca la importancia del Servicio Andaluz de Salud en el gasto total de la Administración autonómica, con un gran número de contratos formalizados y un gasto comprometido considerable.

El control financiero permanente se implementa para garantizar el cumplimiento de la normativa y de los principios de legalidad, eficacia y eficiencia en la gestión de los recursos públicos.

Las auditorías de cumplimiento, financiera, operativa y de programas son fundamentales para verificar que las actividades se han llevado a cabo de manera adecuada y conforme a la normativa establecida.

El control financiero permanente se aplicará a otras entidades y personas beneficiarias de subvenciones, así como a diferentes órganos, servicios y gastos de las consejerías y agencias administrativas, cuando así lo determine el Consejo de Gobierno.

La contratación de emergencia ha generado controversia política, con críticas dirigidas al Gobierno andaluz por la gestión de la misma. El PSOE ha solicitado una comisión de investigación en el Parlamento de Andalucía, que fue rechazada por la mayoría del PP-A.

El control financiero permanente abarcará también los gastos de indemnizaciones generados por el servicio y otros aspectos relacionados con diferentes consejerías y agencias administrativas.

En total, se someterán 44 apartados a esta modalidad de control por parte de la Intervención General de la Junta de Andalucía.

La Consejería de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, por ejemplo, estará sujeta a control financiero permanente en varios aspectos, como los expedientes de subvenciones, gastos de personal docente y becas para estudios postobligatorios.

De igual manera, se incluyen ayudas de la Consejería de Fomento, como las destinadas al alquiler de vivienda y a minimizar el impacto económico y social del Covid-19 en los alquileres, entre otros.