Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La lluvia cancela la Madrugada de Sevilla, ausencia de procesiones como en 2011.

La lluvia cancela la Madrugada de Sevilla, ausencia de procesiones como en 2011.

La Madrugada del Viernes Santo en Sevilla se vio frustrada este año, ya que ninguna de las seis hermandades programadas pudo salir a las calles debido a los malos pronósticos del tiempo. La Agencia Estatal de Meteorología había previsto un porcentaje de lluvia cercano al 100%, lo que generó incertidumbre y desilusión en los devotos. Esta situación no se repetía desde el año 2011, cuando tampoco pudieron procesionar debido a condiciones climáticas desfavorables.

En aquella ocasión, las seis hermandades decidieron no arriesgarse ante un pronóstico de lluvia del 70%. Esta situación insólita no se presentaba desde 1933, cuando conflictos políticos impidieron las procesiones ese año. Con excepción de los años 2021 y 2022, en los que las procesiones se vieron afectadas por la pandemia del Covid, la Madrugada de este año se sumó a la lista de ocasiones en las que las hermandades no pudieron desfilar por las calles.

La Hermandad de la Esperanza de Triana fue la primera en anunciar que no realizaría su estación de penitencia a la Catedral, seguida por el Gran Poder, la Macarena, El Silencio y Los Gitanos. Estas decisiones se tomaron pensando en la seguridad y bienestar de los participantes, evitando exponerlos a condiciones climáticas adversas.

Ante esta situación, algunas hermandades como el Gran Poder abrieron la Basílica para que los fieles pudieran rezar ante los Sagrados Titulares. La Macarena priorizó el cuidado de sus nazarenos y patrimonio material, mientras que la Esperanza de Triana destacó la responsabilidad y cuidado hacia sus hermanos.

A pesar de la decepción por la cancelación de las procesiones, las hermandades expresaron su agradecimiento por las lluvias tan necesarias. La decisión de cancelar las estaciones de penitencia se tomó pensando en el bienestar de todos los participantes y en la preservación del patrimonio material.

La última vez que las condiciones climáticas afectaron la Madrugada del Viernes Santo en Sevilla fue en 2018, cuando las hermandades aceleraron el paso para evitar la lluvia. En 2013, las mismas hermandades tuvieron que refugiarse en otros templos debido a la lluvia, mientras que en 2004 solo la Esperanza de Triana logró completar su recorrido sin contratiempos.