• miércoles 07 de diciembre del 2022

La pandemia y las actuaciones policiales desplazan la prostitución a los domicilios particulares, según la Fiscalía

img

GRANADA, 9 Oct.

La Fiscalía Superior de Andalucía puso de manifiesto que la influencia de la pandemia hizo "si cabe mucho más atacables" a las víctimas de explotación sexual, lo que, unido a las distintas actuaciones llevadas a cabo por las fuerzas policiales en los locales de alterne de la red social, ha preciso que la prostitución en la mayoría de los casos se esté desplazando a domicilios particulares.

La fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, se pronuncia sobre este tema en la última memoria de forma anual de este departamento --presentada esta semana en el Parlamento andaluz y consultada por Europa Press-- donde hace una radiografía de los delitos de trata de humanos en la red social andaluza. A este respecto, las diferentes fiscalías provinciales coinciden en apuntar que comunmente los acusados en esta materia son personas que explotan la prostitución de mujeres, en ciertos casos de su nacionalidad, a las que fuerzan a prostituirse bajo amenazas, aprovechándose de su situación y quedándose con sus ganancias.

En estas situaciones, los dueños de los locales donde trabajan las mujeres son investigados por delitos contra los derechos de los trabajadores extranjeros o en la modalidad de contratación masiva de trabajadores sin permiso de trabajo o sin estar dados de alta en la Seguridad Popular.

Reconoce la fiscal superior que "la influencia de la pandemia resulta indiscutible en la situación de las víctimas, haciéndolas si cabe mucho más atacables, ello unido a las distintas actuaciones llevadas a cabo por las fuerzas policiales en los locales de alterne, ha preciso que la prostitución en la mayoría de los casos se esté desplazando a domicilios particulares".

El Ministerio Fiscal asegura que en estas causas hay un "prominente peligro de incomparecencia" de la víctima y, en cualquier caso, su estado sensible "influye decisivamente en su declaración en sede judicial, no ratificando muchas veces lo que ha dicho frente a la Policía, "más allá de realizarse un profundo esfuerzo por el fiscal y el juzgado" para concederles las mejores "condiciones probables que produzcan un ámbito de seguridad a fin de que logren sentirse con la independencia de declarar admitiendo medidas como el acompañamiento de personal especializado de organizaciónes no gubernamentales".

Algunos fiscales provinciales abogan de este modo por emprender estos métodos penales desde una visión gran "de que el peso de la prueba no puede reposar únicamente sobre el testimonio en sede judicial de la víctima, cuyas restricciones sentimentales y desinterés por la acción de la justicia, en el momento en que se ha producido su liberación de la situación de trata, es tan visible como comprensible", reconocen.

La Fiscalía de Granada, en concreto, expone que las primordiales adversidades que se aprecian en la app de las clases penales de organización o conjunto criminal es la coincidencia de requisitos con el de prostitución coactiva o exagerada, ya que este género necesita, exactamente, una composición jerárquica y permanente con vocación de permanencia en el tiempo, con empleo de medios propios para la consecución del cuidado en la prostitución o la imposición de condiciones exageradas, con lo que los dos géneros de delitos vienen a encajar en su composición.

Más información

La pandemia y las actuaciones policiales desplazan la prostitución a los domicilios particulares, según la Fiscalía