• lunes 26 de septiembre del 2022

La sequía y las elevadas temperaturas hacen que mengüe hasta el 50% la producción y la calidad de la uva en Andalucía

img

SEVILLA, 23 Ago.

La vendimia se ha adelantado este año cerca de diez o quince días antes de lo sosprechado en Andalucía, lo que ha obligado a los labradores a tener que agarrar la uva a primeros del mes de agosto por las elevadas temperaturas sufridas a lo largo de el mes pasado de julio con la ola de calor y por la sequía, generada por la poca proporción de lluvia que ha caído desde el pasado septiembre de 2021.

Así lo han expresado a Europa Press fuentes de Asaja Cádiz, Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Málaga y el Consejo Regulador de Denominación de Origen de Jerez. En este sentido, el presidente de Viñas de Asaja Cádiz, Francisco Guerrero, explicó que este año la vendimia empezó antes "esencialmente por la sequía", sin olvidar "las elevadas temperaturas sufridas desde mayo". Esto ha causado "una maduración extraña", puesto que la uva "no está madurando, sino más bien concentrando azúcar y acidez".

Las temperaturas del mes de agosto están "prestando asistencia a la maduración" de la uva, si bien la obtenida empezó pues "mucha uva se se encontraba quemando". Además, el exceso de "concentración", generado por las elevadas temperaturas, se encontraba ocasionando la uva de los viñedos de Cádiz se "pacificase antes de la maduración". Aunque el empezar antes con la vendimia no fué resolución solo de los viticultores, aseguró, sino más bien de "las compañías elaboradoras".

Por su parte, el técnico de departamento de Viñas del Consejo Regulador de Jerez, David Gómez, ha estimado que la producción de uva superará los 40,5 millones, cerca de un 25-30% menos que el año pasado, que tampoco fue "un año bueno". Esta reducción de la producción no está relacionada con la calidad de la uva, que fué "buena". En cuanto a la lluvia que el Consejo ha cuantificado, se ubica cerca de los 375-450 litros por metro cuadrado, en el momento en que lo frecuente ha de ser unos 600, según aseguró la entidad.

De este modo, Gómez ha señalado que las escasas precipitaciones produjeron que la uva "madurase un tanto después", si bien la acumulación de lluvias en el último mes del año y marzo la "igualara a otros años". Esto provocó que la "segunda remisión de la uva --que ha madurado después-- haya cogido la ola de calor de julio y se ha desecado y no han madurado bien, pillando una acidez mucho más alta".

Así, la ola de calor produjo "pavor" en los labradores, pues las uvas estaban "provocando grados pero perdiendo agua". La cosecha de uva comienza con un nivel mínimo de diez,5, si bien como confirmó el técnico, "no es frecuente que se superen los trece grados" en el producto.

Gómez ha añadido que "desde primeros de agosto", con la bajada de temperatura, ha ayudado a que la uva "recupere calidad". Además, indicó que este año hubo "pocos focos" de anomalías de la salud en la cosecha, "controlados sin inconveniente".

En cuanto a UPA Málaga, el vicesecretario de agricultura, Francisco Moscoso, explicó que la merma general de la cosecha en Málaga es de un 50% menos con en comparación con año previo. Siendo mayor este descenso de producción en la región de Axarquía, donde "la mitad de producción se utilizará para vino en lugar de uva de pasa". En esta región, según los datos ofrecidos por Moscoso, la lluvia que ha caído desde el pasado septiembre fluctúa entre los 190 y los 200 litros por metro cuadrado, en el momento en que la media tiende a ser de 350.

Así, el vicesecretario ha señalado que en la región de Mollino "toda la producción se ocupa de vino". La producción asimismo se vió perjudicada y achicada en esta región un 30 o 40% con en comparación con pasado año. En esta región, las precipitaciones han alcanzado los 300 litros cúbicos, cien menos que el año pasado, si bien en esta "región de secano, debería caer, cuando menos, unos 500 litros por metro cuadrado".

Moscoso ha señalado que fué un "año mortal" para los labradores, puesto que "en este tiempo se precisa calor, pero no tanto", en referencia a las elevadas temperaturas del ya transcurrido mes de julio. Esto ha causado que la uva se "seque" y el racimo no adquiera "madurez", ocasionando el tamaño de la uva no sea el "conveniente" y haya "menos producción y calidad". El vicesecretario ha estimado que "muchas de estas uvas van a ser para vino".

Además, Moscoso ha recordado la "necesidad" de lluvia para el año próximo, ya que el pantano de La Viñuela, sitio del que se proveen los cultivos de la región de la Axarquía, está a un 13% de su aptitud. Del mismo modo se han manifestado Guerrero y Gómez, remarcando la "relevancia" del próximo otoño y también invierno, en referencia a las precipitaciones, periodo de tiempo que según Guerrero va a ser "primordial" para la cosecha del año siguiente.

Por contra, en Sevilla, el gerente de Bodegas Salado y también ingeniero agrónomo, Francisco Salado, explicó a Europa Press que la campaña de la uva en la provincia de Sevilla fué "peculiar", por el hecho de que la pluralidad autóctona, la uva 'Garrido', se amolda "bastante bien" a esta región y ha "sufrido menos" el cambio climático "de los últimos años".

De este modo, Salado ha señalado que esta uva medra en "tierras albarizas", a las que esta uva consiguió "amoldarse bastante bien" y "no sufrió el agobio hídrico" que padecen otras variedades de uva. Así, la recolección, que este año ha acabado en el momento en que otros años acostumbra empezar -- a fines de agosto--, fué de diez.000 kg/ha, al tiempo que de las otras variedades han recogido 5.000 kg/ha. En total, ha calculado que de la uva garrido se han cogido "unos 2.000 kilogramos menos, al paso que de las otras variedades unos 4.000".

El fundamento de que la uva garrido no padezca este agobio hídrico, según Salado, es la vegetación de nuestra planta de esta pluralidad de uva, que al "tener tanta vegetación, resguarda a la uva de los fotones del sol". No obstante, indicó que "la otra pluralidad, al tener menos vegetación, se ha quemado un tanto mucho más, con lo que ha mermado mucho más la producción".

Más información

La sequía y las elevadas temperaturas hacen que mengüe hasta el 50% la producción y la calidad de la uva en Andalucía