• miércoles 05 de octubre del 2022

La trama encargada de blanquear capitales en la compraventa de subtropicales en Málaga acaba con 82 detenidos

img

El importe defraudado a la hacienda pública podría sobrepasar los 4 millones por delitos fiscales en el impuesto de sociedades y el IVA

MÁLAGA, 29 Jun.

La Policía Nacional y la Guardia Civil han informado de la operación conjunta, llamada Aspa-Schet, famosa a inicios de mes y que permitió desmantelar un entramado criminal que se dedica al estafa fiscal, la falsedad reportaje y el blanqueo de capitales en la compraventa de fruta subtropical en la comarca malagueña de la Axarquía. La investigación, que ha pasado en 2 fases, se ha saldado con la detención de 82 personas por su presunta implicación en los hechos. De exactamente los mismos conoce el Juzgado de Instrucción número 3 de Vélez-Málaga.

Entre los detenidos hay un empresario de 67 años, dueño y gestor único de una compañía líder en el mercado de fruta subtropical a nivel europeo, y un directivo de una sucursal bancaria en Vélez-Málaga (Málaga). Así, se estima que el importe defraudado a la hacienda pública sobrepasa los 4 millones de euros por delitos fiscales en el impuesto de sociedades y el IVA.

A esta cantidad hay que sumar las que se relacionan con esenciales regularizaciones voluntarias realizadas, en su instante, por los primordiales investigados a consecuencia de una primera tirada con mucho más de 50 arrestos y otras cuantías que se estiman millonarias, aún todavía por determinarse, en el impuesto del IRPF de sobra de 300 testaferros.

En la operación, creada en las localidades malagueñas de Alhaurín de la Torre, Benalmádena, Benamocarra, Málaga capital, Rincón de la Victoria y Veléz-Málaga, se realizaron 28 registros --tanto en domicilios particulares como sociales--, interviniéndose mucho más de 1.700.000 euros en efectivo, ocho automóviles de gama alta y también ingente documentación que acredita al estafa a la hacienda pública.

Además, se procedió al bloqueo de artículos financieros de los investigados y las mercantiles controladas por el entramado, tal como decenas y decenas de automóviles y cientos de inmuebles. La trama, formada por multitud de personas físicas y jurídicas, se dedicaba a defraudar de forma sistemática a la hacienda pública con una red de facturación falsa, constituida cerca de teóricos costos incurridos por una compañía malagueña, líder del mercado de fruta subtropical a nivel europeo.

Según la investigación, el modus operandi consistía, esencialmente, en producir compras falsas por las que se abonaban cuotas de IVA incorrectas, con el consiguiente estafa a la hacienda pública en distintas tributos y ejercicios fiscales. La seguridad de la falsedad de esas transferencias se basó en que, una vez abonadas las facturas por la sociedad, el dinero regresaba a una caja B de dinero en efectivo en poder de la organización.

Para ello, la trama criminal tenía un elevado número de personas, de muy diferente ocupación y clase popular, entre ellas hombres de negocios del ámbito, un directivo de un banco, usados de gestorías, corredores y también mediadores de fruta, labradores locales y mucho más de 300 testaferros.

La investigación se inició en el momento en que agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil advirtieron que, por la parte de mediadores en el comercio de frutas de la Axarquía, estaban facturando la venta de enormes proporciones de fruta subtropical de procedencia ignota a compañías del ámbito, usando para esto la interposición de personas de pocos elementos sin vinculación con el planeta agrario, o sea, falsos labradores a los que la trama facturaba fruta que verdaderamente había sido producida y entregada en la mayorista frutícola por productores locales que no querían declararla.

Esos falsos labradores, que aportaban su documentación en lugar de una pequeña prestación económica, eran dados de alta en el régimen agrario por la organización criminal, que falsificaba los documentos de compraventa de la fruta subtropical a fin de ofrecer a la actividad fachada legal y también ingresar los modelos en el mercado.

En la red asimismo estaban varios productores agrícolas, dados de alta legalmente en el régimen predeterminado, que no querían facturar su producción para no declarar legalmente la auténtica cosecha y de este modo conseguir distintos provecho fiscales.

Entre febrero y marzo de 2021, se hizo la primera etapa operativa que condujo a la detención de 55 personas y la práctica de ocho registros domiciliarios, que trajo como resultado la intervención de 770.585 euros en efectivo, el bloqueo de cuentas corrientes con un saldo de 360.403,69 euros, el embargo de un elevado número de recursos muebles y también inmuebles, tal como la intervención de un considerable volumen de documentación física y digital.

Posteriormente, en una segunda etapa que se extendió a datas recientes, se actuó contra la dirección de la organización criminal y la red de transportistas transmisores de facturación falsa. Desde ese instante, agentes adscritos a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), en Málaga, comenzaron un análisis reportaje que dejó escalar en el entramado, hallando rastros de la implicación tanto del dueño de la compañía líder del mercado de fruta subtropical como de múltiples trabajadores.

A la causa se incorporó un experto en auxilio judicial de la Agencia Tributaria (AEAT) que, adjuntado con el trabajo de los estudiosos policiales, dejó aflorar un estafa millonario a la hacienda pública a través de una larga red de facturación falsa y el empleo de personas interpuestas o testaferros, tanto en el mercado de fruta como en el de otros servicios de soporte al mismo.

En esta segunda etapa se practicaron veinta registros en domicilios de personas físicas y jurídicas --incluyendo el realizado en la sede popular de la compañía líder a la venta de frutas subtropicales--, tal como la detención de 27 personas, la intervención de 991.855 euros en efectivo y cinco turismos de gama alta, aparte del bloqueo de modelos financieros de los investigados y las mercantiles controladas por la red.

Entre los investigados aparecen un usado de una sucursal bancaria donde se abonaban los talones con destino engañoso, unos talones emitidos en pos de los falsos labradores y que eran cobrados por la organización en una entidad de Vélez-Málaga, y asimismo un prominente cargo de la compañía del primordial sospechoso, que se ocuparía de la contabilidad y de la administración de la caja B en efectivo de la organización.

Más información

La trama encargada de blanquear capitales en la compraventa de subtropicales en Málaga acaba con 82 detenidos