Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Las últimas lluvias en la Estación Biológica de Doñana son vistas como positivas, aunque es pronto para evaluar sus efectos.

Las últimas lluvias en la Estación Biológica de Doñana son vistas como positivas, aunque es pronto para evaluar sus efectos.

Las recientes lluvias caídas en el Parque Nacional de Doñana han sido recibidas con entusiasmo por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), quienes han descrito estas precipitaciones como "muy positivas". A pesar de esto, advierten que aún es temprano para evaluar completamente los efectos que estas tendrán en el ecosistema del parque, ya que es necesario esperar a que toda el agua llegue a la marisma.

El director de la EBD-CSIC, Eloy Revilla, ha destacado la importancia de la lluvia en medio de una sequía intensa, indicando que es un factor positivo. Sin embargo, ha enfatizado que se requiere tiempo para observar los resultados de estas lluvias en los acuíferos y lagunas del área. Es fundamental esperar a que el agua se distribuya por completo en la marisma para comprender su impacto en diferentes superficies.

De acuerdo a los datos proporcionados por la EBD, durante el mes de marzo se registraron 142,5 litros de agua en el Parque Nacional debido a las recientes precipitaciones. La mayor cantidad de lluvia se acumuló en la última semana, con aproximadamente cien litros capturados en varios días y un pico de 35,4 litros el pasado domingo.

Revilla explicó la diversidad de lagunas presentes en Doñana, señalando que la mayoría se alimentan de agua subterránea en lugar de depender exclusivamente de la precipitación. Destacó el progreso en ciertas lagunas, como la de Santa Olalla, gracias al aumento de los niveles de agua. Adicionalmente, hizo hincapié en la importancia de distinguir entre la sequía a corto plazo, que puede aliviarse con lluvias, y la demanda estructural a largo plazo de agua.

En relación a las declaraciones del Ayuntamiento de Almonte sobre la marisma de El Rocío, Revilla subrayó que la colmatación es un proceso natural que ha ocurrido a lo largo de miles de años en todas las marismas de la región. Explicó que la presencia de sedimentos en ciertas áreas del Espacio Natural es un fenómeno puntual que también tiene implicaciones económicas y turísticas.

En cuanto a soluciones a largo plazo, Revilla propuso la restauración de áreas aguas arriba para reducir la entrada de sedimentos en el espacio natural. Además, advirtió sobre el aumento del nivel del mar, señalando que esta tendencia tendrá un impacto significativo en las marismas en las próximas décadas.