• lunes 26 de septiembre del 2022

Los cámpines registran cantidades prepandemia este verano, con menos turistas extranjeros pero "mucho más andaluces que jamás"

img

SEVILLA, 9 Ago.

Los cámpines de Andalucía apuntan que este verano "es bastante bueno" y que se han recuperado los números de 2019 --año antes de la pandemia de coronavirus-- en lo que se refiere a las pernoctaciones, con la diferencia de que, si bien hay menos público extranjero, "hay mucho más andaluces que jamás".

Así lo indicó el presidente de la Federación Andaluza de Campings, Francisco Rodríguez, en afirmaciones a Europa Press, en las que ha incidido en que "al revés de lo que se podría meditar", este verano "tan caluroso" afectó "de manera efectiva al ámbito", puesto que con estas temperaturas el cliente elige "estar en un lugar abierto".

Además, ha subrayado que "se está recobrando el público extranjero y, más que nada, la lengua francesa", si bien "con el resto de nacionalidades está costando algo mucho más". "Contamos la fortuna de tener clientes del servicio nacionales que se están incorporando al camping y bastante público de cercanías, que contribuyen a que la ocupación sea buena", ha añadido.

Respecto a la división de la clientela entre las ubicaciones de interior y las ubicaciones de playa, afirma que "siempre y en todo momento es mucho más interesante la región de playa, eso es evidente". En cuanto a los de interior, acostumbran a tener "mucho más éxito" esos que "están capacitados para realizar ocupaciones con pequeños".

"Las playas, por su tiempo, están rozando el 90% de ocupación, pero en el interior está costando mucho más y de media se ubica en torno al 70%, lo que está bien para como estuvimos en los últimos años", ha añadido.

En relación a las clases de clientes del servicio que reciben, el presidente de la federación cree que "son muy distintos". "En verano, las familias son lo que prima y lo que torna posible que el lote esté terminado", ha destacado.

Sin embargo, "en el momento en que se marcha el calor", Francisco Rodríguez explicó que el que se destaca es "el cliente europeo", un perfil "mucho más relacionado al jubilado" que debe "abonar altos costos de calefacción en su país y opta por estar aquí, de manera mucho más económica y al aire libre".

Sobre las maneras de pernoctar de los clientes del servicio, ha apuntado a "un repunte de autocaravanas y furgonetas camperizadas en los últimos años", pero que el sistema que hoy día se destaca "es el de las tiendas de campaña, a través de muchas familias jóvenes que están conociendo el planeta del camping".

Además, ha señalado que la temporada estival "es clave" y que hay cámpines "que si no fuese por los meses de verano deberían cerrar de manera directa". No obstante, ha detallado que asimismo tendrán un "buen invierno" gracias a la subida de los costos energéticos, que "provocará que varios clientes del servicio centroeuropeos deseen venir al sur y no deban abonar costes superiores en sus propios países".

Una subida de costos energéticos que asimismo afectó en determinada medida al ámbito del camping, si bien el presidente afirma que "no puede tener repercusión su rentabilidad de manera directa a ese incremento", para añadir que el inconveniente está en "la rentabilidad de los establecimientos" como hostelería y mercados.

En este sentido, explicó que tienen "un nivel de consumo aceptable", si bien "menor" al de otros años, y puso el ejemplo de que "una mesa que antes podía salir a 30 euros por persona, en este momento ronda los 15 o 20".

Por último, ha destacado que "la ocupación es buena y en ciertos casos hemos subido un tanto el valor, pero como los costos se han disparado considerablemente más que los capital la cuenta de desenlaces será inferior". No obstante, ha puntualizado que están "bastante contentos generalmente por de qué forma va la temporada". Además, ha subrayado que los cámpines "están progresando" y que van a intentar prestar "el máximo confort y servicios a sus clientes del servicio".

Más información

Los cámpines registran cantidades prepandemia este verano, con menos turistas extranjeros pero "mucho más andaluces que jamás"